miércoles, 16 de enero de 2019

Reseña: Los Venturas - Playtime! (Green Cookie Records, 2019)




Buscar concebir algo diferente en un estilo instrumental como la música surf parece algo verdaderamente complicado. El principal problema de la mayoría de agrupaciones del género es que al final suenan demasiado parecidas entre sí, pero por fortuna existen algunas excepciones que realmente se esfuerzan por diferenciarse.

En ese sentido, uno de los casos más destacados es el de Los Venturas, quinteto surgido durante el cambio de milenio en Bélgica, nación más conocida por sus aportaciones a la música electrónica que a las guitarras reverberantes.

Después de realizar giras por toda Europa e inclusive cruzar el Atlántico para presentarse en Estados Unidos y México, el combo está de regreso con su quinto LP.

Lo más destacado es que continúa su exploración para combinar la música surf con otros estilos en apariencia bastante ajenos como el soul, exótica, rocksteady, psicodelia y los sonidos balcánicos. El licuado que se obtiene es tan rico y variado que resultaría injusto encasillarlo en un género en específico.

Al igual que sus últimos lanzamientos, el álbum fue editado por el sello griego Green Cookie Records y a través de 11 piezas se realiza un viaje que va de las soleadas playas de California ("Flat Earth Rocket Man"), a las misteriosas trompetas al estilo de Ennio Morricone ("Beans, Tortillas & Chili"), la tranquilidad hawaiiana ("A Hui Hou") y hasta llegar al rock & roll instrumental al estilo de The Ventures ("Camping Dallas").

El resultado del trabajo es una muestra clara que dentro de la música surf todavía existen muchos caminos por explorar. El estilo único de Los Venturas los coloca por encima de la mayoría de sus colegas que sólo reciclan sonidos antiguos en lugar de proponer.


martes, 15 de enero de 2019

Reseña: Les Robots - Do The Robot! / One Way Ticket To The Moon 7" (Spazz Records, 2018)




Aunque al inicio de un nuevo proyecto se puedan tener muchas ganas, lo verdaderamente interesante es la continuidad. Más allá de arriesgarse por hacer algo, siempre se debe tener en cuenta que los resultados no siempre son inmediatos y por eso es necesario el trabajo constante.

Fue por lo anterior que durante el 2018 nació una interesante disquera que pese a lo arriesgado de su propuesta, se ha mantenido estable y con lanzamientos constantes. Se trata de Spazz Records, fundada por los holandeses Marcel Haug y Gary van Niks.

Lo más llamativo son las características que desde un inicio se dieron a conocer y a la fecha se han mantenido. El sello sólo publica 7" en tirajes limitados de 300 copias, además de que tratan de abarcar distintas caras del rock & roll que se crea alrededor del mundo.

Todo lo anterior lleva al lanzamiento del primer 7" de uno de los conjuntos más misteriosos y enigmáticos de la actualidad. Se trata de Les Robots, dueto conformado por las creaciones robóticas que responden a los seudónimos de D.V.R. y R-JoHN. De forma adicional, en sus presentaciones se hacen acompañar de Pete-R, C.A.S.E. Mars-L.

Al información en torno al conjunto es bastante escasa, pero respecto a su sonido maneja una fuerte influencia del legendario productor Joe Meek, conocido por sus experimentos en los estudios de grabación y ser el compositor de "Telstar" que popularizaron The Tornados en 1962.

Respecto al concepto detrás de Les Robots, recuerda en demasía a Servotron Orgone Accumulators porque también utilizan disfraces sobre el escenario, aunque en cuanto a la parte musical se trata de rock & roll instrumental acompañado de múltiples teclados. El resultado podría ser la banda sonora de uno de los antiguos filmes de ciencia ficción.

La primera muestra del trabajo de este enigmático conjunto de raíces holandesas resulta tan misteriosa como adictiva. El estilo musical es totalmente inclasificable pero resulta imposible ignorarlo.


Reseña: The Bardulians - Here We Go! (Green Cookie Records, 2018)




Mientras que la voz es un recurso con el que la mayoría de los músicos buscan transmitir un mensaje a través de su canciones, la historia ha mostrado que no siempre es necesaria. Con el apoyo de otros elementos también es posible obtener los mismos resultados y la ventaja es que no existen barreras entre idiomas.

De esta forma, existe el camino de la música instrumental. Sus representantes son variados en todo el mundo y ahora se suma el nombre de The Bardulians, cuarteto vasco que ha logrado llamar la atención por su refinado sonido.

El conjunto formado en el 2012 en Bilbao está conformado por Lando Stone (bajo), Xavier Urrutikoetxea (batería), Iskander Vesga (saxofón) y Joseba Negro (hammond). La distintiva formación es la encargada de ofrecer un rico sonido que se alimenta del lounge, exótica, space pop, jazz, funk, soul y ligeros toques de música surf.

Al escuchar su primer material, editado en CD por el sello griego Green Cookie Records, lo primero que llega a la mente son nombres de leyendas como Les Baxter y Martin Denny, aunque también tiene parecido con proyectos actuales como The Link QuartetThe Gentlemen's Agreements.

Dicho de otra forma, el estilo de combo europeo encaja a la perfección con la música que habitualmente se escucha en el programa de El Muñecón. Son sonidos elegantes que recuerdan la época de las mujeres con elaborados peinados y cuando los hombres se preocupaban por su vestimenta.

A lo largo de siete piezas, The Bardulians demuestra que el poder de la música es tan grande que no requiere de voz para comunicarse. Escuchar el material es como viajar varias década en el tiempo y recordar cuando la elegancia imperaba entre la juventud.


lunes, 7 de enero de 2019

Reseña: Frankie And The Pool Boys - Spin the Bottle (Double Crown Records, 2018)




Pese a que existe un estereotipo que indica que la adolescencia es la mejor etapa de la vida para formar una banda, la realidad no siempre es así. Si bien, conforme pasan los años se adquieren obligaciones que restan tiempo, la pasión por la música puede hacerse presente en cualquier momento y sin importar la edad que se tenga.

De esta forma, fue durante la primera década del Siglo XXI que experimentados amigos optaron por formar un nuevo "súpergrupo de música surf". Todos ya contaban con una amplia trayectoria con distintas agrupaciones (The Surf Coasters, The TomorrowMen, Meshugga Beach Party, Pollo Del Mar, The Gregorspero eso no fue impedimento para iniciar otra aventura en los terrenos de la música instrumental.

Después de poco más de 10 años y con dos álbumes previos, Frankie And The Pool Boys publicó su tercer LP en el que existen aspectos que se mantienen y otros que resultan novedosos dentro del quinteto.

En primer lugar, destaca que la agrupación encontró una estabilidad de integrantes. De los fundadores se mantienen Ferenc Dobronyi (guitarra) y Keren Dobronyi (teclado), a los que ahora se suman Jono Jones (guitarra), Abraham Aguilar (bajo) y Jonathan Rodriguez (batería y percusiones).

A su vez, en su nuevo material se optó por primera vez incluir cuatro temas con voz, pero aunque podría ser un pecado mortal para los puristas de la música surf, al final no existe ningún delito por perseguir. El sonido que recuerda el choque de las olas del mar e invita a montar una tabla prevalece en la mayoría del álbum.

Otro punto a destacar es que en esta ocasión el disco tiene un concepto que lo vuelve distintivo. Como punto central se parte del juego infantil "de botella". Lo que cuestionan los integrantes es si realmente existe la suerte o se puede tener el control de todas las decisiones de la vida.

De igual forma, como productor se contó con Dusty Watson (baterista de The Sonics, Dick Dale, Agent Orange y Slacktone), quien logró encontrar un equilibrio y potencializó el poder del quinteto. Eso queda reflejado en la inicial "Seafoam Angels" con unas guitarras que transpiran felicidad en cada nota, pero también se puede apreciar "The Wet Season" con su sonido psicodélico y "Summer Cold" que muestra la versión más tranquila e introspectiva del material.

La parte conceptual que rige las 20 composiciones presentadas (entre las que hay un cover de Booker T & The MG's y uno de The Surf Coasters) es complementada por la ilustración de portada del artista noruego Fred Lammers. Es claro que existe pleno entendimiento entre ambas partes porque también fue el encargado del arte de su álbum anterior.

Pese a que la música surf puede tener muchas limitantes, son trabajos como el realizado por Frankie And The Pool Boys los que muestran que en realidad todavía existe mucho terreno sin explorar. Sin buscar convertirse en una agrupación referente, con cada uno de sus álbumes logran colocarse un paso adelante con respecto a sus colegas.