lunes, 21 de abril de 2014

Reseña: Frankie & The Poolboys - The Adventures Of Cap'n Coconuts (Double Crown Records, 2013)


Si en el mundo de la música existen los llamados "supergrupos", que nacen de la unión de músicos sobresalientes de otras agrupaciones, el surf tiene en Frankie & The Poolboys su mayor representante.

El conjunto encabezado por Ferenc Dobronyi (Pollo Del Mar) en la guitarra líder, encontró en Danny Snyder (The TomorrowMen) en la guitarra rítmica, Karen Dobronyi (Meshugga Beach Party) en los teclados, Tony Bald (The Gregors) en la percusión y Dusty Watson (Slacktone, The Sonics, Dick Dale, Agent Orange) en la batería, a sus compañeros perfectos.

Para darle continuidad a su álbum debut (que incluso llegó a ser considerado por el programa de radio español El Sótano como el mejor álbum de surf de lo que va del siglo XXI), el grupo partió de la idea de  crear temas que evocaran los sonidos de los programas que veían durante su infancia. El resultado se materializó en este segundo álbum.

Con invitados de lujo como John Blair (Jon & The Nightriders) en "Cat Fight", Ted Pilgrim (Satan's Pilgrims) en "Organic Matters", Naotaka Seki (ex Surf Coasters) en "Monkey Prod" y Jonpaul Balak (Insect Surfers y The Tikiyaki Orchestra) en "Rattler Ranch", el conjunto hizo 13 composiciones propias y un cover ("Dead Man Surfin'" de Phantom Frank) que cumplen con su cometido y logran transportarnos a nuestra infancia gracias a sus melodías amigables.

De la inicial "Cap'n Coconuts TV Theme" que es cálida como un rayo de sol, uno también se encuentra con "The Golden State" que es uno de los puntos más relajantes de la obra y con "Paniolo", que invoca a la diversión playera.

Sin ser un material exclusivamente para niños, el resultado es igual o más sorprendente que su primer álbum. Indispensable para cualquier seguidor de la música instrumental y sirve como muestra de que no todos los caminos han sido recorridos.




domingo, 20 de abril de 2014

Reseña: The Mobsmen - Fraternitas Aurum Factorem (Double Crown Records, 2013)


Tuvieron que pasar cuatro años para que The Mobsmen lanzaran sus segundo material, aunque en medio de este lapso de tiempo tuvieron una participación en la película 4-5-6 Feet Below, escrita y dirigida por Gunnar Knutsen.

Además, el conjunto noruego ahora se transformó en quinteto con la incorporación de Bernt en el teclado, con lo que ahora suenan mucho más psicodélicos, pero sin perder el reverberante sonido con el que se dieron a conocer.

Con un sonido fino que les ha valido ser considerados como uno de los grupos de surf más destacados de los últimos años, The Mobsmen confirma en los 13 temas que conforman este material, que su laureado primer trabajo no fue producto de la casualidad. Sumado a la parte musical está su indumentaria que consiste en unos antifaces y unas capas al estilo de Bela Lugosi.

Con temas instrumentales como "Roman Centurion" y otros con voz como "Gold Factory", el conjunto europeo además se confiesa adorador del sonido añejo, por lo que presenta todos los temas de Fraternitas Aurum Factorem en glorioso sonido monoaural.


domingo, 13 de abril de 2014

Reseña: Los Monjo - La Vida Que Todos Envidian (Discos MMM / Trabuc Records, 2014)


Después de tres 7", dos splits, un par de apariciones en compilaciones y con una trayectoria de poco más de una década, por fin fue lanzado el primer LP de Los Monjo, el secreto mejor guardado del punk mexicano (más información en esta entrevista con la banda).

Este cuarteto conformado por tres hermanos y un primo, todos de apellido materno Monjo, son originarios de Guadalajara pero, a diferencia de la mayoría de bandas mexicanas del mismo género, su principal característica radica en las bandas que los motivaron a agarrar sus instrumentos y empezar a hacer música.

Mientras que el punk rock californiano, inglés y hasta argentino ha sido el predilecto por las bandas mexicanas para tomarlo como influencia -o de plano imitarlo-, este grupo tapatío se alimenta directamente de las bandas de punk españolas y vascas de los ochenta y principios de los noventa. La razón es sencilla: cantan en su mismo idioma y hablan de problemas sociales con los que se identifican.

Para La Vida Que Todos Envidian, su álbum debut, Peter, René, César y Tucho  compusieron ocho temas propios porque no querían repetir ninguna de las canciones que previamente han grabado y también porque no son adeptos a los covers. De esta forma es que uno se encuentra con canciones como "Rock Basura", en la cual hacen una crítica al negocio en el que se se ha convertido el rock; en "Hey Tú (Hazlo Tu Mismo)", que arranca con un enfermizo bajeo, optan por pregonar la idea de la autonomía e invitan a la sublevación, que a final de cuentas es la forma en que siempre han trabajado; y en "Decepción" hacen un retrato de cómo es vivir en México, un país que vive de promesas no cumplidas y buenos deseos, pero nunca de acciones.

Lo que tienen en común todas las canciones de disco es que hablan del México real, el país en el que viven más de 80 millones de mexicanos, en donde reina la pobreza, la corrupción y las mentiras. Aquí no hay nada de metáforas absurdas que para eso ya existen Caifanes y Café Tacuba.

Editado exclusivamente en vinilo por Discos MMM para Estados Unidos y Trabuc Records para Europa (bastante extraño que ningún sello mexicano se ha interesado en ellos) en un tiraje limitado de 500 copias (75 de ellas en vinilo transparente) es, desde ya, uno de los álbumes nacionales indispensables de este 2014.


https://www.facebook.com/pages/Los-Monjo/207578079256053

miércoles, 9 de abril de 2014

ENTREVISTA CON LOS SANTÍSIMOS SNORKELS

Licuado musical con sabor a surf


Con poco más de una década de trayectoria, Los Santísimos Snorkels son uno de los conjuntos de música surf aunque ellos prefieren el término original surf blender de mayor tradición en la ciudad de Puebla. Ellos iniciaron cuando este movimiento era incipiente y raquítico; sin embargo, nada de eso les importó.

La discografía del trío está conformada por Máscara Vs Snorkel (2004), Instrumental Surf Blender (2007) y Surpherstroika (2009). Ahora, están a unos días de editar Sólo Queda Bailar, el cuarto y más ecléctico álbum de la banda.

El grupo actualmente conformado por Dr. Reverb en la guitarra, Chango en el bajo y Babyface en la batería, puede presumir de que todo lo que han logrado ha sido gracias a su esfuerzo y perseverancia. Una muestra notable de ello es que, sin grandes apoyos y sin estar expuestos en los medios masivos de comunicación, fueron invitados a participar en la edición de este año del festival Viva Las Vegas, uno de los más importantes a nivel mundial en lo relacionado con el rockabilly y géneros afines.

A unos días de partir hacia Estados Unidos, los integrantes de la agrupación cedieron unos minutos de su tiempo a Música Inclasificable para platicar acerca de las novedades que se escucharán en su nuevo álbum, la forma en que lograron ser invitados al festival Viva Las Vegas y el palomazo con un guitarrista muy importante que realizarán en el festival.

De izquierda a derecha: Chango, Babyface y Dr. Reverb

¿Cómo fue que lograron que los invitaran a tocar al festival Viva Las Vegas de Estados Unidos? Imagino que tuvieron que hacer algo especial…

Dr. Reverb: Fue de una forma muy curiosa. Yo tuve la oportunidad de ir al festival como público el año pasado para ver a Dick Dale, uno de mis guitarristas favoritos. Aproveché el viaje y me llevé 20 discos de Los Santísimos Snorkels para repartirlos, aunque al final, la mayoría los intercambié por mercancía en uno de los puestos del festival. Ya de regreso en México y al haber visto cómo estaba la movida en el festival, le mandé un correo a uno de los organizadores de Viva Las Vegas y le presenté a la banda, le hablé acerca de nuestra trayectoria y le mandé varias canciones y videos… pasaron cerca de tres meses y me respondió con un: “Ya los escuché y me interesa tu proyecto. Llena el siguiente formato para que yo se lo enseñe a los demás organizadores”. Yo mandé de regreso el formato con todos nuestros datos y a las pocas semanas recibí otro correo en donde me decían que les había gustado nuestro proyecto y que en un mes anunciarían a las bandas que conformarían el cartel del 2014. Recuerdo que unas horas antes de que se hiciera el anuncio oficial del cartel, me mandaron un correo en donde decía: “Felicidades, si estás recibiendo este correo es porque ya formas parte del cartel del festival”.
Estuvo increíble y la verdad es que nos emocionamos bastante. También hay que decir que no somos la primera banda mexicana que se presenta en el festival porque hay un antecedente con Los Benders, grupo de rockabilly y frat rock de Monterrey, que ya ha tocado dos veces.


¿Y en Estados Unidos sólo se van a presentar en ese festival o tendrán más fechas?

Dr. Reverb: Sí, sólo ahí. Como todo festival “grande”, tienen ciertas clausulas y una de ellas es que nosotros no podemos tocar en Nevada California ni días antes ni días después del festival. 
También está nuestra limitante monetaria, por lo que no podemos movernos a otros estados para tocar, pero esperamos que esto sea sólo el inicio y en un futuro poder regresar a Estados Unidos y presentarnos en más lugares, ya sea en el área de California o en otros sitios.

Ustedes tienen un nuevo álbum bajo el brazo, ¿pueden describirlo y decir musicalmente qué incluirá?

Chango: Se titula Sólo Queda Bailar y es un disco producido por Manuel Montiel de Manyfesto Producciones, que es una productora de la ciudad de Puebla. El álbum contiene 10 composiciones propias que tiene como base la música surf pero también le metimos un poco de blues, country y rockabilly.

Dr. Reverb: Al igual que en nuestros álbumes pasados, aquí todos los temas son composiciones de nosotros y está muy variado porque nos gusta combinar varios géneros.


Portada del nuevo álbum
¿Lo van a editar ustedes mismos?

Dr. Reverb: Sí, es independiente y lo editamos nosotros mismos, aunque está la idea de aprovechar el viaje a Las Vegas y ver si algún sello extranjero se interesa para editarlo en Estados Unidos.

Leí que habrá una edición especial del disco, ¿qué incluirá?

Chango: Sí, aunque todavía no tenemos una fecha exacta en la que saldrá esta versión deluxe. La intensión de muchos de nuestros nuevos temas era que tuvieran invitados, por ejemplo, tenemos un amigo que se llama Daniel que es violinista y toca en una banda de Puebla llamada Caca De Gato. Con él hicimos un intento de canción de bluegrass que por cuestiones de tiempo y dinero, ya no la pudimos meter en el disco; es decir, sí viene la canción pero sin el violín. Con todo esto de Las Vegas, quisimos adelantar todo para tener listo el álbum en formato físico y poder llevar copias a Estados Unidos.
Entonces, la versión especial del disco incluirá todos estos invitados, como la sección de metales que hemos utilizado para los conciertos más recientes, versiones alternas y algunos temas en vivo.

Dr. Reverb: También será especial por el empaque; aunque será CD, vendrá en un empaque que asemeja a los de los sencillos de 45 rpm (revoluciones por minuto) y será limitado a 50 copias.

El primer tema que compartieron de su nuevo álbum es “Sólo Queda Bailar” y tiene un sonido completamente rockabilly e inclusive ustedes cantan, ¿por qué decidieron hacer esto?

Chango: Es muy sencillo: de los conciertos a los que más nos invitan a tocar a la ciudad de México son a los festivales de rockabilly, como por ejemplo el Rockalavera en el que tocamos el año pasado y, además, te puedo decir que el rockabilly es un género que nos gusta mucho. En nuestro caso, nos tardamos mucho en cantar porque no teníamos la seguridad de hacerlo ni estábamos seguros de qué decir… también tiene mucho que ver que nosotros cantamos horrible; sin embargo, el surf y el rockabilly son géneros hermanos, digamos que el surf es el hermanito no reconocido del rock & roll cantado.


En lo referente a la escena de surf de Puebla, por trayectoria están ustedes y Los Pegajosos a la cabeza pero ¿cómo ven el relevo generacional en su ciudad? ¿Hay bandas de la nueva camada que ustedes destaquen?

Chango: En lo personal me gustan mucho los Suprahumanos.

Dr. Reverb: Sí, yo concuerdo con los Suprahumanos que ya llevan juntos aproximadamente 4 años. También me gustan Los Totopos Surf y otras bandas que ya llevan un poco más de tiempo como Ultrafantastic Toxic Palmeras y Los Ultrafantásticos.
Las bandas de surf de Puebla tenemos una gran ventaja-desventaja: La desventaja es que no estamos en el mainstream que sería el DF, pero eso nos da la ventaja de estar fuera de todos los vicios que eso conlleva.

¿Pueden contar acerca de sus proyectos alternos? Leí que ya casi está terminado el segundo álbum de Cuatro Gangsters 4.

Dr. Reverb: Sí, de hecho prácticamente ya está listo el segundo disco de la banda aunque hubo un ajuste de alineación.

Chango: Sí, yo ya no toco con ellos, ahora estoy con Los Guanábana, también de Puebla.
Ahora los Cuatro Gangster 4 es un all star del surf porque tienen al baterista y bajista de Los Pegajosos, al Dr. Reverb en una guitarra y al Caleb Acapulco en la otra guitarra. Es un mega grupo y se nota cuando tocan en vivo.

Dr. Reverb: Tuvimos unos pequeños problemas de agenda para poder coincidir todos y grabar el disco aunque en realidad ya tenemos la idea general de todas las canciones que vamos a incluir. Yo espero que en no más de dos meses nos podamos reunir para grabar el nuevo disco de los Cuatro Gangsters 4.


Y ahora que van a Las Vegas, ¿qué bandas del cartel son las que más les emocionan y piensan ver?

Dr. Reverb: Dentro del festival: The Jive Aces, Chop Tops, Imelda May, Los Straitjackets, The Trashmen, The Aquasonics, Whiskey Kiss y todos los shows que va a presentar Eddie Angel. La verdad es que es un festival con cuatro escenarios y todos los grupos participantes son increíbles.
Ya fuera del festival, quiero aprovechar que en esos días también se van a presentar en los alrededores de Nevada Nekromantix, Megadeth y Motörhead.

Babyface: Yo estoy loco por ver a Los Straitjackets porque soy fan de ellos desde hace muchos años y qué mejor que sea dentro de un festival como el Viva Las Vegas. Y también como soy metalero, voy a aprovechar para ver por fuera del festival a Motörhead.

Chango: Yo soy muy fan de Imelda May y no me la pienso perder. Además, yo estoy muy emocionado de tocar junto a The Trashmen y Los Straitjackets.

¿Tienen pensado algo especial para su presentación?

Chango: Sí, nos vamos a aventar un palomazo con Danny Amis (guitarrista de Los Straitjackets) aprovechando que él también va a andar por allá. Vamos a tocar tres temas juntos: uno de Los Straitjackets y dos de nosotros que vienen en el nuevo disco, por cierto.




La presentación oficial de su nuevo álbum será el 12 de abril en su natal Puebla; una semana después viajarán a Estados Unidos para presentarse en el festival Viva Las Vegas:


martes, 8 de abril de 2014

ENTREVISTA CON LOS AUTORES DEL LIBRO 'ENCORE: CUENTOS INSPIRADOS EN EL ROCK'

No todo está perdido


Con un lustro de existencia, Resonancia Magazine es un sitio de internet que tiene como objetivo principal el difundir y dar a conocer las propuestas que, desde su perspectiva, están creando las cosas más interesantes en el mundo de la música, cine y todo lo relacionado con el arte. Ellos entienden lo difícil que resulta ser independiente y autogestivo porque así es como funciona la página.

Como un proyecto derivado de la revista digital, se creó Encore: Cuentos inspirado en el rock, una antología en la que periodistas y escritores dejaron volar su imaginación y, a través de la ficción combinada con la realidad, tejieron historias que tiene como eje central el rock. La idea original de este proyecto fue la de crear un libro digital, pero diversos factores, como el obtener la beca Edmundo Valadés de apoyo a la edición de revistas independientes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), hizo posible que se imprimieran 500 ejemplares foliados de este libro.

Al terminar la primera presentación oficial del libro, tres de los periodistas que contribuyeron con sus plumas en la elaboración de la obra (Alejandro González Castillo, Rogelio Garza y Carlos A. Ramírez), más el editor de Resonancia Magazine (Pedro Escobar), aceptaron responder las siguientes preguntas en las cuales explican cómo fue que se materializó el libro, el estado del actual periodismo musical mexicano y la forma en que cada uno de ellos conoció esta profesión, entre otros tópicos.

De izquierda a derecha: Rogelio Garza, Franz De Paula,
Carlos A. Ramírez y Alejandro González

¿De qué forma fue que conocieron la página de Resonancia Magazine y por qué decidieron participar en este libro?

Alejandro: Yo conocí a Pedro Escobar porque ambos escribimos para una revista que se llama Círculo Mix Up y en lo personal, me gusta mucho su forma de escribir acerca de música pop. En diciembre del año pasado hubo un brindis de la revista y ahí lo conocí ya físicamente… estuvimos hablando y me comentó acerca de este proyecto y me invitó a participar. Lo que me gustó es que Pedro es un tipo que cumple con lo que promete.

Carlos: A mí me invitó Alejandro [González Castillo] a participar, porque durante varios años fui su editor –en la desaparecida revista Gorila– y me agrada que fue algo que no se quedó en palabras sino que de verdad se materializó.

Pedro, ¿cómo fue el proceso para materializar este libro?

Pedro: Fue gracias al apoyo de la beca Edmundo Valadés. Muchas veces, todos los proyectos digitales independientes se hacen más por amor al arte que por otra cosa. En el caso de Resonancia Magazine, aprovechamos que fuimos beneficiaros de la beca y editamos este libro en una versión bastante sencilla y limitado a 500 ejemplares pero, en lo personal, me siento bastante orgulloso con el resultado final.

Y en tu caso como compilador del libro, ¿cómo hiciste la selección de los escritores y periodistas que participaron?

Pedro: La verdad, muchos de ellos son mis amigos y otros llegaron porque son amigos de mis amigos. De pronto, le platiqué la idea a Raquel Castro y ella me propuso invitar a escritores ya más establecidos como Alberto Chimal, Erika Mergruen, Armando Vega-Gil y Bef.

Cada uno de ustedes, ¿de qué forma se acercaron y descubrieron el periodismo musical?

Pasto Verde
Alejandro: Yo vivo cerca de la San Felipe de Jesús, que tiene un tianguis muy famoso, y ahí encontré un tiradero de revistas en el que descubrí varias revistas gabachas de guitarristas porque es el instrumento que yo toco; leía la Guitar Player, Guitar World y ya después empezaron a llevar revistas en español y había una española que me encantaba que se llamaba Rock & Roll 1. De revistas mexicanas recuerdo la Conecte, la Banda Rockera y ya después La Mosca.
De periodistas mexicanos Rogelio Garza fue muy importante en los noventa porque escribía de grupos que no tocaban en la radio y no aparecían en las revistas comerciales como The Fuzztones y The Cynics; David Cortés siempre me gustó porque tenía un enfoque muy disciplinado, muy correcto; Sergio Monsalvo tenía una especie de folleto que se llamaba Corrientes de lo Alterno que fue importante para mí.
Además, históricamente es indispensable Parménides García Saldaña a quien yo conocí con Pasto Verde y me pareció una cosa aparte y superior. También José Agustín, René Avilés Fabila… toda esa generación mexicana beat a la chorizo.

Rogelio: Durante los ochenta, el gusto por el rock y el periodismo me llevaron a buscar información musical en las fuentes que había: en radio estaba La Pantera, Radio Capital, Radio Hits, WFM y Stereo Joven; en revistas Conecte, Sonido, Acústica, Creem, Circus, Hit Parader y Rolling Stone; y en programas de televisión recuerdo Viernes, Alta Tensión y Estudio 54.
En 1984 se lanzó MTV, que cambió el formato de la música y la manera de escucharla. Yo viví en Los Ángeles ese año; sin embargo, al regresar no lo veía porque en casa nunca tuvimos TV de paga. Recuerdo que entonces se grababan videos VHS y luego los Beta, esos videos circulaban profusamente entre los hambrientos de rock. 
La Pusmoderna
De escritores y periodistas recuerdo el trabajo de Víctor Roura, Xavier Velasco y David Cortés. En los noventa hubo una explosión de fanzines  como Banda Rockera, Mescalito y La Náusea; y de revistas independientes que abarcaban un temario más amplio e incluían al rock como uno de los temas centrales, por ejemplo La Regla Rota y La Pusmoderna de Rogelio Villarreal, que hoy es Replicante, El Atonal de Arturo Saucedo y El Golem de Erik List y Pepe Rojo. En esa década, varios amigos editamos un fanzine anarco-rockero llamado El Picahielo, que alcanzó a publicar 10 números. También recuerdo que varios diarios como El Nacional, El Financiero y unomásuno tenían suplementos y secciones rockeras. Ya para ese entonces yo tenía una columna llamada “Los Vampiros” en La Barda Cultural, el suplemento del semanario Objetivo. También colaboraba con Roura los viernes en El Financiero y ya después empezó La Mosca de Hugo García, Fernando Rivera y Karem Martínez, en la que colaboré durante 14 años.


Carlos: En mi caso fue con Parménides García Saldaña, que aparte hacía literatura y siempre estuvo muy ligado a la locura; David Cortes por supuesto, con quien después tuve la oportunidad de participar en un libro –Antes de que nos olviden: 100 discos esenciales del rock mexicano– que editaron él y Alejandro [González Castillo].
La primera revista de rock & roll que yo hojeé y apenas entendí unas cuantas palabras, porque no dominaba el inglés, fue la Kerrang!, y aparte eso fue en una tienda de discos muy importante que se llamaba Aquarius que estaba en Satélite. De adolecente a mí me gustaba mucho el metal y para estar informado tenías que hacer toda una travesía. La tienda Aquarius fue para los que vivíamos en el Estado de México lo que Super Sound fue para los que vivían en la ciudad de México.


¿Ustedes recuerdan algunos títulos de libros escritos por mexicanos en donde se combine el periodismo musical con la ficción?

Carlos: Bocafloja de Jordi Soler en donde uno de los personajes es un locutor de radio y Las Jiras de Federico Arana.

Alejandro: En El materialismo histérico de Xavier Velasco viene un relato en donde eleva a Lennon y McCartney como religión; Una banda nombrada Caifanes también de Xavier y es ficción porque el propio autor declaró que todo lo escrito en el libro son mentiras; Matar por Ángela de Hugo García Michel.

Una banda nombrada Caifanes
Rogelio: Creo que la mayoría de los libros de rock en México tienen mucha ficción. Uno esencial para mí es En la Ruta de la Onda, el ensayo alucinante de Parménides García Saldaña. Sin duda, José Agustín, es el autor más sobresaliente en este tema, aunque últimamente está de moda denostarlo. Los que escribieron y escriben sobre rock en México tenemos una deuda con él. 
Debe haber muchos libros, que recuerde ahorita, por ejemplo, Polvos de la Urbe, de Víctor Roura; Una banda nombrada Caifanes, de Xavier Velasco; Matar por Ángela, de Hugo García Michel; Los Diarios de un Guacarocker, de Armando Vega-Gil; y ya más reciente, cuentos como El Alien Agropecuario –incluido en el libro La marrana negra de la literatura rosa– de Carlos Velázquez y la novela Rutas para entrar y salir del Nirvana de Juan Carlos Hidalgo, basada en la muerte de Kurt Cobain.

Cada uno puede describir de forma breve el cuento con el que participaron en esta antología y la canción en la que se basaron para escribirlo.

Alejandro: Yo no hablé de una canción en específico sino que está inspirado en el músico Stevie Moore, que tiene una obra muy amplia. En mi cuento hablo de un concierto que dio en La Faena y tengo una anécdota muy chistosa de ese día. En realidad yo nunca planeé asistir a ese concierto porque ni estaba enterado de la visita de Stevie a la ciudad de México, pero recuerdo que esa noche fui a visitar a una amiga que vive en el Centro Histórico y ya cuando iba de regreso a mi casa, pasé por La Faena y me encontré a varios amigos que estaban afuera del lugar y me dijeron del concierto. También recuerdo que el boleto de entrada estaba bien caro, pero como mis amigos ya habían pagado y traían pulsera, me metí con ellos y entré gratis al concierto.

Rogelio: El mío es un tributo al genial Jerry Garcia y a Grateful Dead. Es una postal de regalo para una amiga que ya falleció con quien disfrutaba la música de este magnífico grupo. La canción en la que me inspiré es “Dark Star”, una joya psicodélica que rebasa los diez minutos de duración y la letra fue escrita por el poeta Robert Hunter y la guitarra de Garcia.

Carlos: Mi cuento está inspirado en la canción “Lucretia, My Reflection” de Sisters of Mercy y en lo que a mí me provocaba ver a una mujer bailar esa canción. A partir de ahí tejí una historia de amor con un final muy triste y todo fue escrito en parte, gracias a mis aventuras por los bares oscuros de la ciudad de México.


¿Ustedes se consideran nostálgicos del formato tangible (libros, revistas, música, películas, etc.)?

Alejandro: Yo no. Antes pensaba que yo coleccionaba discos y que tenía muchos, pero entonces conocí a personas que francamente tienen problemas mentales y por mucho superan la colección que yo tengo. De discos, por una mudanza que tuve, tiré muchos. Ahora tengo pocos discos y sólo los que me gustan mucho. Pasó casi un año sin que yo comprara un disco hasta que escuché mucho el más reciente de Nick Cave y me obligó a decir: “Este disco yo lo quiero”, y me lo compré. Ya después de que lo compré vi que el booklet está bien pitero, pero musicalmente está increíble.
En cuanto a libros sí me interesa tener varios físicamente.

Carlos: Yo hasta hace muy poco dejé de creer que era importante tener los discos físicamente; ahora tengo muchos digitales, inclusive más que los que tengo en formato físico, y así estoy muy satisfecho.
En lo que respecta a los libros sí los prefiero físicamente porque no me gusta leer en la computadora ni en los dispositivos electrónicos.

Rogelio: No desprecio ningún formato por precario que parezca. Actualmente rescaté una colección de unos 500 cassettes rotulados a mano la mayoría, y tuve que tirar unos 200 por inaudibles. Ahora estoy buscando una grabadora para tocarlos. 
También conservo unos 50 vinilos, además de libros y revistas que ya han pasado varios filtros a lo largo de cinco mudanzas. 
Crecí leyendo libros y revistas de papel, escuchando el radio, vinilos y cassettes, pero tampoco estoy peleado con los nuevos medios y formatos; si te gusta algo, lo vas a consumir como sea.

Rogelio, en la presentación mencionaste que no te gustan las becas que proporciona el gobierno a proyectos culturales, ¿por qué?

Rogelio: Creo que la creatividad no depende de una beca. Pedirle dinero al gobierno para crear me parece contradictorio, dado que la creación es un acto de libertad; y es el camino fácil, paternalista. Cuando veo los resultados de estas becas me parece que no se justifican. Conozco a algunos becados, hay quien produce buenas obras, pero son contados; la mayoría se chupa o se inhala su beca. 
Pedir una beca es convertirte de artista, si alguna vez lo fuiste, a empleado del gobierno. Te pagan por “crear”. Ningún tipo de gobierno tiene que ver con el arte y la creación. Y todo experimento o proyecto que se jacte de arriesgado, corre por cuenta del autor. Eso es ser independiente.

¿Ustedes cómo consideran que se encuentra el periodismo musical mexicano actual? ¿Les gusta el trabajo de los nuevos periodistas?

Alejandro: Yo no me considero crítico pero sí estoy muy pendiente de lo que ocurre en internet porque es mi trabajo y lo que me apasiona es el rock & roll; lo que me molesta es que ya no se escriben crónicas, entrevistas de semblanza, reportajes de fondo, reseñas verdaderamente hondas de conciertos, que existan personas que creen que porque tienen cámaras fotográficas caras ya son fotógrafos. Yo estoy decepcionado de las nuevas generaciones.
En general, no me gustan los grandes blogs musicales que por lo regular están auspiciados por marcas de fritangas y esas cosas; sin embargo, existen algunos sitios que sí me gustan y me agrada su contenido como Letras Explicitas y Afterpop.

Carlos: Yo también opino que en las nuevas generaciones existe mucho “amateurismo”; me enoja mucho que las nuevas personas que se consideran como periodistas rockeros no tienen los mínimos conocimientos de sintaxis, no tienen cultura, no saben distinguir los tiempos verbales. Para mí es un panorama muy triste en cuanto a las revistas impresas y los periódicos.
En la actualidad, lo más interesante está surgiendo en las páginas que de verdad son independientes, el problema es que ahora a cualquier cosa amateur le llaman independiente; yo considero que existe una enorme diferencia entre ser independiente y ser amateur.
Ya no ves a las grandes plumas colaborar en las revistas de ahora, que siguen estancadas en sus mismos chistes desde hace 15 años. Yo creo que hace falta un revulsivo, una publicación que llene a las personas que nos interesa esto.

Rogelio: En general no me gusta y cada vez leo menos sobre el tema. Siento que a los nuevos periodistas musicales les hacen falta más huevos y menos Wikipedia; más experiencia musical en el sentido de investigar, escuchar, salir a la calle y meterse a donde se hace la música. Hoy todo se hace por internet, imagínate cómo era escribir sobre rock sin Internet, sin correo electrónico y sin fuentes confiables. Esto no quiere decir que “antes era más chingón”, sino que se percibe esta tibieza e ignorancia entre los que se dedican al periodismo musical. 
Escribir sobre rock se ha vuelto una moda y una chamba fácil y cómoda. Ya todo está pre hecho y se trabaja para la industria del entretenimiento. Mal pagado, por cierto. 
Tengo la sensación de que antes había críticos de rock y hoy son periodistas de espectáculos. Lo que está sucediendo en el rock y las discusiones banales que se desatan: que si el Papa aparece en la portada de la Rolling Stone, que si Cristian Castro ahora canta heavy metal, que si los Tigres del Norte fueron la onda en el Vive Latino… prefiero leer y escuchar otras cosas.

Portada de Encore: Cuentos inspirados
en el rock
Pedro, ¿qué viene para Resonancia Magazine?

Pedro: Hemos visto que al público le ha causado tanto interés este proyecto que posiblemente haya un Encore 2. Además, también vamos a seguir con nuestra labor en la página de internet de darle voz a las voces que hacen ruido, a las propuestas independientes musicales, artísticas, de arte callejero.

Y a partir de hoy, ¿en dónde se podrá adquirir la versión física de este libro?

Pedro: Se puede comprar directamente con nosotros a través de nuestra página de internet y está a un precio simbólico porque nuestra idea, desde un inicio, fue hacerlo sin fines de lucro.
También existe la versión digital en PDF de este libro que se puede descargar sin costo.

¿Actualmente ustedes participan en algún medio?

Alejandro: Yo desde hace tres años tengo una sección llamada "Distor" en la revista MusicLife, en donde entrevisto a músicos acerca del equipo que utilizan; escribo también para la revista SoundCheck; en HomeTech tengo una sección que se llama “Audiciones Adictivas” en donde escribo acerca de jazz, funk, soul; también escribo para Marvin, Círculo Mix Up y Cuadernos del Auditorio Nacional, en donde escribo crónicas de conciertos que se realizan en el Auditorio y en el Lunario. Y por último, también escribo para sitios de internet como Afterpop y tengo un proyecto más o menos avanzado que todavía no puedo revelar pero el próximo año se “escuchará”.

Carlos: Yo de momento no estoy colaborando para ningún medio escrito ni electrónico pero tengo planes para hacer algo en el corto plazo.

Rogelio: He dejado de escribir sobre rock por varios motivos. Uno es lo que menciono: la música queda relegada; otro es que tengo varios años escribiendo sobre bicicletas, que es otro de mis temas. Publiqué Las Bicicletas y sus Dueños en 2008, un libro sobre la historia del velocípedo, que lleva tres ediciones agotadas, desde entonces, colaboro para revistas como Bike A Fondo, Cletofilia y Cycle City. Ahora estoy terminando la edición de otro libro Zig-Zag, lecturas para fumar, que ya me tomó dos años de trabajo. Es una recopilación de textos que escribí a lo largo de 20 años de la columna que empezó en La Mosca y abarca tanto crónica como ficción. 
También tengo una pequeña editorial independiente llamada Rueda Libre y me encargo de todo, así publico mis libros de manera 100% independiente; todo sale de mi bolsa y de mi trabajo como publicista. Esto me resta tiempo para dedicarle al periodismo; sin embargo, estoy preparando una nueva columna llamada “La Canción # 6”, con textos atípicos sobre música y en cuanto tenga desarrollados los primeros, buscaré quién los publique.





La segunda presentación del libro se realizará el próximo 6 de mayo:

domingo, 6 de abril de 2014

ENTREVISTA CON LOS PROTONES

El maravilloso sonido peruano de Los Protones


Durante los últimos años del siglo XX, los Manganzoides fueron uno de los grupos provenientes de Perú que más éxito tuvieron dentro del circuito del garage y el punk, al grado que lograron ser editados en compilaciones de sellos extranjeros como No Fun Records, de Argentina; Head Dip, de Alemania; Myrmecoleo Records, de Japón; e Isotonic Records, de México, entre otras.

Con los Manganzoides lograron crear temas que todavía en la actualidad son recordados por personas afines a los géneros musicales antes mencionados, además de varias versiones adaptadas al castellano de The Sonics, The Fuzztones y The Rolling Stones.

Una vez separada la banda, varios integrantes decidieron continuar en el mundo de la música y así fue como nacieron Los Protones, quinteto que ahora optó por un sonido instrumental que se alimenta del surf, el rock y la psicodelia.

Con la intensión de conocer más del conjunto peruano que en diciembre pasad lanzó su tercer álbum (¡Maravilla!, editado por A Tutiplén Records), Gonzalo (guitarrista) y Jimi (tecladista) aceptaron responder la siguiente entrevista vía internet en donde platican acerca de su video más reciente, el cover que les gustaría grabar, el redescubrimiento internacional de la chicha y la importancia que han tenido Los Saicos para el rock peruano, entre otras cosas.

El conjunto limeño en la actualidad. Fotografía cortesía de la banda

Con un pasado como los Manganzoides, banda que siempre se caracterizó por su salvaje sonido, ¿por qué decidieron iniciar una banda con las características instrumentales de Los Protones?

Gonzalo: En realidad no hubo un quiebre muy brusco porque ya con Manganzoides teníamos un repertorio instrumental y antes de que se separará el grupo ya hacíamos algunas presentaciones sólo de temas instrumentales. En otras palabras, Los Protones nació entre 2006/2007 como grupo paralelo de Manganzoides, pero luego pudimos dedicarle más tiempo y darle nombre propio.


¿Cómo se dio la invitación a participar en el disco tributo a Serge Gainsbourg, un músico en apariencia tan ajeno al sonido de Los Protones, que hizo la publicación digital Revista 69 y por qué aceptaron?

Gonzalo: Hicieron la convocatoria y nos invitaron directamente. A nosotros nos pareció un reto interesante escoger alguna canción que pudiese ser adaptada a nuestro estilo. Todos escuchamos también música que no encaja en los parámetros de Los Protones y creemos que no hay problema con eso, ni con incorporar algunas de esas influencias.

Jimi: Serge, en lo personal, es un músico al que considero parte de mis influencias, lo escucho desde hace años y tiene canciones que no discrepan mucho de lo que hacemos con Los Protones, así que cuando me enteré de esta invitación para mí fue una alegría poder realizar una versión instrumental de un grande de la música mundial. 
Dicho sea de paso el eclecticismo de Gainsbourg, porque abarca un espectro muy amplio dentro del cual tiene algunas canciones como “Chez Les Ye-Ye”, que si bien no son instrumentales, tienen un tufillo a garaje-surf rock medio achorado [hostil].


Hace unos meses estrenaron su página oficial en la que es posible descargar de forma gratuita un disco en vivo y varios demos, ¿qué tan importante es para ustedes contar con una página de internet?

Gonzalo: Es algo que demoramos en tener, pero a partir de este tercer disco queremos empezar a tener más proyección hacia fuera del Perú, que es algo en lo que no nos habíamos preocupado demasiado antes. Además es una buena carta de presentación para quienes no te conocen y les interesa explorar el grupo, mejor que sólo usar Facebook, por ejemplo. Tiene más personalidad propia y te permite incluir más elementos como videos, discos, calendarios de conciertos, etc.

Jimi: En definitiva es fundamental estar presentes en la nube virtual, pues me parece que lo elemental en cualquier banda es la difusión y la facilidad de poder encontrar la música e información de nosotros, fechas de conciertos y demás registros que podamos divulgar a la mayor cantidad de personas en todo el planeta Tritón. 

¿A qué se debe que su nuevo álbum se titule ¡Maravilla!?

Gonzalo: Es un poco sarcástico pero también es un término que usamos bastante entre nosotros; algo que es muy bueno es una maravilla, pero también a veces lo decimos con ironía. El disco nos gusta mucho, pero lo de "Maravilla" ya es como una publicidad exagerada. Digamos que es algo de humor y algo tipo publicidad inocentona de los sesentas.

Jimi: Modestia aparte, ¡el disco me parece una Maravilla! [risas]. Y como dice Gonzalo, un poco la filosofía de la banda es siempre el sarcasmo y sobre todo el humor demasiado negro… es como decir: “después de tomar toda la noche, ya amaneció… ¡¡Maravilla!!”.
Y definitivamente el nombre del disco va de la mano con el arte y la dirección que queríamos darle al tercer álbum.

¿Pueden platicar un poco acerca de ¡Maravilla!, su nuevo álbum?

Gonzalo: Tiene 13 canciones, 12 de ellas propias y “Concheperla” que es una adaptación de una canción tradicional peruana. La mayoría las hicimos entre 2012 y 2013, y fue un proceso gradual. Algunas las armamos juntos en la sala de ensayo; otras, por ejemplo, las llevé casi listas pero igual siempre hubo un proceso de arreglarlas, que fue colectivo.

Jimi: A mí me parece que si bien sigue la misma línea de Los Protones de surf-rock-garage-psicodelia, tiene una diferencia con los dos primeros álbumes: es más diverso con los ritmos que proponemos y esa pluralidad de ritmos, como el funk, garage, marinera [música tradicional de la costa del Perú], psicodelia e improvisación, en conjunto generan un coctel molotov que hace que la gente se enganche y le guste.

Algo muy importante para ustedes son los videos. ¿Por qué eligieron a “Concheperla” como primer sencillo del nuevo álbum y le realizaron una animación tan particular?

Gonzalo: No ha sido una estrategia tan pensada, simplemente nos pareció que era una versión divertida que podía llamar la atención y justamente un amigo nuestro se ofreció a hacer un video animado de esa canción a un costo relativamente bajo, así que procedimos.

Jimi: Como en la mayoría de situaciones, las cosas como que ocurren de manera natural. En este caso se dio que a todos nos pareció de puta madre la versión de “Concheperla” y que, además, un amigo de la banda quien es artista “grafitero”, pintor, muralista y editor, nos dijo que le gustaría hacernos un video y por unanimidad decidimos que “Concheperla” fuera la canción elegida.



Vi que eligieron “Anconeta” como segundo sencillo del disco y acaban de estrenar su respectivo video, ¿en esta ocasión de qué va el clip?

Gonzalo: El video está es muy distinto al primer clip del disco. Es un recorrido por Ancón, que es un balneario antiguo de Lima y está un poco en decadencia… sólo un poco, así que va con la onda medio nostálgica de la canción.

Jimi: “Anconeta” es un tema que tiene una mezcla entre nostalgia y celebración; es como una alegría olvidada en la playa de nuestra infancia, pues estoy seguro que todos los de la banda en nuestra niñez hemos veraneado más de una vez en esta playa que era el boom en los setentas y ochentas, luego en los noventas decayó y ahora, como dice Gonzalo, está en decadencia… un poquito nada más.


Dentro de los covers que ustedes han realizado existen versiones a los Ramones, Link Wray y el tema de The Munsters, por mencionar algunos. ¿Qué canción y de qué grupo o músico les gustaría hacer un cover?

Gonzalo: Personalmente, me quedan aún ganas de hacer un cover de The Sandals de la banda sonora de Endless Summer; y alguna de The Astronauts para ver cómo salen con nuestro sonido

Jimi: Yo soy fanático de The Doors, antes tenía una banda de tributo a ellos y particularmente me da curiosidad ver cómo saldría una versión surf de “Take It As It Comes”.




¿Cómo ven la actual escena musical, y en especial de rock, de Perú? ¿Existe público y lugares para tocar? ¿Algunas bandas que recomienden?

Gonzalo: Hay muchas limitaciones pero la escena de rock independiente ha seguido creciendo gradualmente en la última década. Quizás el mayor reto que hay es que falta más cultura musical de la gente porque no suelen pensar en ir a conciertos como una opción de fin de semana, incluso la gente que es muy aficionada a la música. Y claro que hay muchas bandas, en garage/surf/instrumental/rock&roll te puedo recomendar a Vaselina, Los Castigos y Los Hijos del Culto… no son muchas pero ahí están y tocan con frecuencia.

Jimi: Yo soy un poco más pesimista que Gonzalo, yo veo que la escena musical, en Lima al menos, está cada vez más complicada: cierran locales donde pasan música en vivo, no dejan realizar conciertos más allá de la 1 AM en muchos distritos y por lo mismo cada vez hay menos locales, eso por el lado de la ciudad. Por el lado musical hay nuevas bandas que están sonando muy bien y, si bien es cierto que la escena no es muy grande por la falta de cultura musical de la que habla Gonzalo, se lucha por la música y por la cultura de escuchar música en vivo… de hecho no hay mejor manera de escuchar música que en vivo.


En su música han incorporado sonidos como la chicha, ¿cómo fue que descubrieron este género que a últimas fechas parece vivir una nueva época dorada en distintos país de Hispanoamérica?

Gonzalo: Es imposible vivir en Perú y no escuchar la chicha y cumbia peruana en algún momento, especialmente a partir de la década de 1980. 
Hubo un vínculo fuerte entre los precursores de la cumbia tropical peruana y los pioneros del rock peruano: la mayoría de las primeras bandas de chicha estaban conformadas por gente que venía del rock, por eso tenían un sonido tan eléctrico, a diferencia de, por ejemplo, la cumbia de Colombia. Para ejemplificar, una de las bandas más famosas de chicha desde los ochentas ha sido Chacalón Y La Nueva Crema, que se llaman así por Cream, aunque no suenan nada parecido al grupo inglés, pero la instrumentación eléctrica y los punteos sí tienen algo de rock. Por lo mismo, siempre ha habido puentes entre rock y chicha; para nosotros no es una parte indispensable de nuestro estilo pero fue divertido tener una canción un poco chichera ("Chichasurf"), aunque es una entre muchas. No nos consideramos banda de fusión.


Gonzalo, hace un par de años Los Saicos vinieron a tocar a México y tú viniste con ellos como guitarrista de soporte, ¿qué recuerdas del concierto y del público mexicano?

Gonzalo: Fue una buena experiencia, sobre todo ver a la gente que sabía todas las letras. Fue genial poder ir a México, Argentina y España con Los Saicos, aunque como banda creo que ya han colgado los guantes en este 2014, pero mejor que ellos mismos lo confirmen o desmientan.


¿Tienen conciertos confirmados próximamente?

Gonzalo: Sí, varios. Tocamos una o dos veces al mes. Lo que queremos es ver posibilidades de tocar afuera de Lima y del Perú. Hasta ahora sólo hemos salido una vez a tocar fuera del país. Fue a Argentina en el 2008.


Y por último, ¿cómo imaginan que sería la escena musical de Perú si nunca hubieran existido Los Saicos?

Gonzalo: Es bien difícil imaginarla porque casi todos los grupos de su generación los mencionan como una inspiración para agarrar sus instrumentos y empezar sus bandas: desde Los Shain’s hasta Traffic Sound lo han dicho. Cuando vieron a Los Saicos en los programas de televisión o escucharon “Demolición”, se dieron cuenta que se podía hacer rock en Perú, incluso en su idioma natal en algunos casos. En ese sentido, fueron como unos Beatles peruanos y hasta los ochentas y noventas, muchas bandas punk siguieron haciendo covers de sus canciones, cuando todavía no había esta reivindicación reciente de su música.


Para conocer más de Los Protones pueden visitar su página oficial y escuchar en su totalidad su nuevo álbum: