martes, 21 de junio de 2016

Reseña: Hipbone Slim And The Kneetremblers - Ugly Mobile (Dirty Water Records, 2016)




Para algunos, el mote de "el hombre más trabajador del rock & roll en la actualidad" podría parecer una exageración, pero la realidad es que el guitarrista inglés Sir Bald Diddley cumple cabalmente con todas las normas y requisitos para ser considerado así. Tan sólo para enumerar algunos de los proyectos del músico, se encuentran The Kneejerk Reactions, Louie And The Louies, Beat Seeking Missiles y The Legs. Ahora, para aumentar su casi infinita discografía, llega su nuevo trabajo a cargo de su trío conocido como Hipbone Slim And The Kneetremblers.

Con un profundo amor hacia el garage, la música surf, el R&B, el fratrock y simplemente todo lo que suena al rock & roll negroide y primigenio, el trío muestra en su más reciente material una mezcolanza que se pasea de un género a otro sin ninguna dificultad ni se siente forzada.

A través de 14 canciones se pueden escuchar notables resultados como la instrumental y reverberada "Heiroglyphic", la básica y primitiva "Orangutan", el R&B de "Voodoo Love" y la hipnótica "One Armed Bandit" con sus influencias orientales.

De igual forma es prudente mencionar a las otras dos experimentadas personas que acompañan a Sir Bald Diddley y quienes se encargan de completar el sonido del trío: por una parte está Bruce 'Bash' Brand (cuyo inmenso currículum incluye bandas como The Milkshakes, The Headcoats, The Masonics, Pretty Things, Downliner Sect, Wreckless Eric, Mungo Jerry, Holly Golightly y hasta Link Wray) en la batería y Gastus Receedus (Big Wigs, Arousers, Playboys) en el bajo y armónica.

Con todos estos elementos es de esperarse un álbum cohesionado, festivo y alegre que incita al baile descontrolado y en el que cada instrumento, ejecutado en su forma más simple y primitiva, juega un papel fundamental para conformar una fiesta musical que suena al hijo que tuvieron en una orgía Howlin’ Wolf, The Sonics, Link Wray, Chuck Berry y obviamente Bo Diddley.

domingo, 19 de junio de 2016

Reseña: Lumen Lab - They Are Killing Us (Aagoo Records, 2016)




Siempre alejado de la mayoría de circuitos y nichos musicales que dominan México, Lumen Lab es un proyecto tapatío fundado por Diego Martínez hace cerca de 15 años y, contra todos los obstáculos o las decepciones que significaría el hecho de ser ignorado en su propio país, se mantiene en pie y acaba de publicar su tercer álbum.

Considerado por algunos como el enfant terrible de la música electrónica mexicana, Diego desde joven mostró interés en la música debido a su entorno rodeado de punks, pero fue su propia curiosidad la que se encargó de encaminarlo por los parajes de la IDM (Intelligent Dance Music), el hip hop abstracto, el glitch y los break beats. En su momento, ciertos periodistas, ante la falta de adjetivos o proyectos nacionales similares para compararlo, optaron por describir su sonido como punk hecho con laptops.

Fundador del sello Abolipop Records (para conocer más de la disquera pueden leer nuestra entrevista), con el que publicó los primeros dos discos de Lumen Lab, en esta ocasión Diego se dedicó a trabajar durante un largo periodo de tiempo en nuevas composiciones y el resultado se materializó en las 10 piezas que conforman They Are Killing Us, álbum editado por el sello neoyorquino Aagoo Records y en el que se puede apreciar a un músico inquieto que en lugar de construir, parece que tiene una cierta fascinación por deconstruir todas las estructuras de una canción, sólo para unirlas de nuevo pero en un nuevo orden. El caos reordenado no necesariamente es caos.

Adorador de caminos por los que han transitado desde Prefuse 73 hasta Squarepusher y varios de los proyectos de Warp Records, el nuevo disco de Lumen Lab es su trabajo más experimental a la fecha y lo consagra como un músico que gusta de imponerse retos y no pretende estancarse ni repetirse para obtener el éxito fácil ni el reconocimiento pasajero. 

La decena de composiciones que conforman el material nos presentan un complicado rompecabezas musical en el que se yuxtaponen los misteriosos sonidos ambientales con la furia industrial de los ritmos cortados y al final, es idóneo para hacer bailar tanto a la Robotina de Los Supersónicos como a los replicantes de Blade Runner.

Noticias: Cartel del Festival Neutral México 2016



Con el objetivo de fortalecer la presencia del sello chileno Quemasucabeza en nuestro país, se optó por realizar por primera vez el Festival Neutral en la Ciudad de México en el 2015 y, después de los resultados obtenidos, ahora todo está listo para la segunda edición, la cual se llevará a cabo en el Foro Indie Rocks! (Zacatecas #39, Col. Roma) el próximo 25 de junio y contará con las presentaciones de Maifersoni, Caravana, Felicia Morales, Cristóbal Briceño, Algodón Egipcio, Juan Pablo Ábalo y Silva de Alegría.

Los boletos se encuentran disponibles en preventa y tienen un costo de $200 (aquí se pueden comprar) o pueden adquirirse el día del festival a $250.


Fundado en 1998 en Chile, Quemasucabeza nace con la firme intención de apoyar y editar el trabajo de músicos independientes de su país para darles proyección tanto dentro como fuera de sus fronteras. Dentro de su catálogo destacan los sonidos melancólicos y retrospectivos que se nutren de la música folk, las guitarras acústicas y los pianos embelesados.

Como parte de las actividades del sello, se creó el Festival Neutral que en cada edición muestra a lo más destacado de la disquera y, con el paso de los años, se ha exportado a otros países de Hispanoamérica. Ahora, además de Chile, el festival también se lleva a cabo en Argentina, España y México.



martes, 14 de junio de 2016

Reseña: Nahuelaizers - Profundidad Desconocida (Independiente, 2016)




Dentro de la reciente camada de agrupaciones argentinas de música surf, una que sorprende por su sonido fresco es Nahuelaizers, un cuarteto originario de Bariloche que acaba de estrenar su álbum debut.

Algo que sorprende es que, pese a la corta trayectoria del cuarteto, en realmente poco lograron un sonido distintivo y consiguieron impregnarlo en los 10 temas que conforman su primer lanzamiento. También hay que decir que cada uno de los integrantes cuenta con experiencia previa en diversas agrupaciones de distintos géneros, como es el caso del guitarrista Dani Estuyis quien no hace mucho lanzó el EP debut de su proyecto Megatronadores (que en su momento nosotros reseñamos).

Mientras que muchas bandas actuales buscan reciclar o incluso hasta clonar de forma descarada el sonido y estética de la música surf clásica, es decir la que imperó en California en la década de los sesenta, el objetivo primario del cuarteto sudamericano es dotar a sus composiciones instrumentales de un estilo más cercano a su realidad. Los propios integrantes del conjunto son los primeros en aceptar que sus influencias provienen de distintas vertientes y no de un sólo género musical, además de que ninguno de ellos ha montado una tabla de surf en la playa.

Con un estilo más cercano al surf rock o power surf, el cuarteto siempre tuvo claro que para lograr el sonido que ellos deseaban, lo ideal era hacer las cosas con sus propios recursos, aunque eso al final se tradujo en un largo proceso de grabación, todo realizado de manera casera. Pero contra lo que cualquiera pudiera pensar, no se escucha un sonido deficiente ni primitivo y, pese a sus escasos recursos, se logró un material profesional que no le envidia nada a nadie.

Desde el bajeo profundo de "Playa de los Muertos" hasta las hipnotizantes guitarras de "Lunática" se logra apreciar una muy digna carta de presentación de este cuarteto argentino. De momento el álbum sólo se encuentra disponible en formato digital y se puede descargar de forma gratuita en el Bandcamp de la banda pero se espera tener una versión física muy pronto.



domingo, 12 de junio de 2016

Reseña: The Aqua Barons - Southeast Stompers (Green Cookie Records, 2016)




El primer álbum que forma parte de la avalancha de lanzamientos que prepara para el verano de este 2016 el sello especializado en música surf Green Cookie Records es el LP debut de The Aqua Barons, un joven trío proveniente de Grecia que se inclina por los sonidos instrumentales tranquilos, calmados y relucientes.

Con una historia que se remite al 2010, la génesis del grupo recae en los hermanos Petros y Philippos Sotiropoulos, ambos aficionados a los sonidos de las agrupaciones californianas de los sesenta, por lo que de forma natural formaron su propia banda para ejecutar la música de sus amores.

Con algunos cambios en la alineación, la primera muestra del trabajo de The Aqua Barons se dio a conocer en la compilación Search For Atlantis (aquí pueden leer nuestra reseña) lanzada en el 2014 para documentar el actual movimiento de música surf en Grecia, en la que participaron con dos temas.

Pero ahora, el trío ya tiene listo su primer material, editado sólo en CD en un pequeño tiraje de 150 copias, y desde la portada se aprecia un respeto hacia la generación dorada de música surf. El primer tema en sonar es "Anastenaris", en el que combinan el ritmo del ska con la cadencia y reverberación de la música instrumental. En las antípodas se encuentra "Last Sunset" con un ritmo lento, retrospectivo y cadencioso. Y justo en un punto medio se puede mencionar a "Salsa Picante", composición saturada de reverb pero sin abusar de sonidos bruscos.

Pese a su joven carrera y a los diversos problemas que actualmente enfrenta la nación europea, el trío griego se erige como una de las promesas de la música instrumental y en su primera referencia consiguió un sonido que ya les ha retribuido el ser considerados e invitados en festivales internacionales como el italiano Surfer Joe en el 2015. 


martes, 7 de junio de 2016

Reseña: Los Chicos - Rockpile Of Shit (FOLC Records / Dirty Water Records, 2016)




Diversión, diversión y pura diversión, eso es lo que Los Chicos se han dedicado a transmitir en sus canciones desde hace 15 años. Siempre a través de rock & roll festivo, energético y tan simple que parecería que cualquier puede ejecutarlo y es precisamente ahí donde radica la principal virtud del grupo español.

El trío madrileño fundado por Rafa Suñén y los gemelos Gerardo y Antonio Urchaga sabe que cuando algo suena bien no hay necesidad de cambiarlo, por eso su sexto álbum es exactamente igual a los anteriores: canciones cortas de coros pegajosos con riffs de guitarra básicos, una batería discreta y efectiva que nunca se sale de ritmo y letras que no buscan cambiar al mundo ni esconden mensajes filosóficos, sólo que durante un par de minutos sacudas el cuerpo como desquiciado.

Con la ayuda de Hendrik Röver (Los Deltonos) en la mezcla y masterización, así como en la producción con la colaboración del propio grupo y del australiano Johnny Casino (Asteroid B612), se concretaron 14 canciones de punk & roll, pubrock, garage rock o simplemente rock & roll que se ejecuta en su forma más simple pero que continúa funcionando después de más de 60 años de que nació con la fusión del R&B y el country en Estados Unidos.

Con un imparable ritmo de vida que se traduce en los constantes conciertos que realizan a lo largo de su natal España, además de fechas por toda Europa e inclusive ya cuatro giras australianas, el grupo no sabe lo que significa la palabra descanso. 

En Rockpile Of Shit nos presentan canciones demoledoras como "More Beer" y su eterno amor por la cerveza, en la corta "Toga Land" se acercan al punk setentero y en la casi autobiográfica "Older And Better" se acercan al rock & roll cincuentero con todo y saxofón incluido.

Coeditado por el propio sello del grupo, FOLC Records, y la disquera inglesa Dirty Water Records, es un álbum idóneo para las personas que gustan de empapar de sudor sus playeras en cada concierto y que no buscan la perfección ni el virtuosismo, simplemente divertirse un rato mientras escuchan un poco de rock & roll.


martes, 31 de mayo de 2016

Reseña: Intestino Grueso - Intestino Grueso (Épico, 2016)




En el México de la década de los noventa, de forma paralela a movimientos musicales como el llamado rock en tu idioma y la avanzada regia, allá abajo, en el subsuelo de la Ciudad de México, se gestó otro movimiento igual de interesante pero que por su naturaleza siempre careció de atención y apoyo. Agrupaciones conformadas por jóvenes y no tan jóvenes que no se metían en asuntos políticos ni pregonaban su raíz latina y cuyo sonido se alejaba por completo de lo que dominaba en el mainstream de la época. Ellos no buscaban ni ser los próximos Nirvana ni se encontraban inmersos en el rap metal, tan sólo hacían música "diferente" y aunque con el tiempo algunos lograron despuntar, otros se convirtieron en auténticas bandas de culto del underground mexicano. Fue de esta generación que salieron nombres como Los Esquizitos, Lost Acapulco, Los Sicóticos, Las Ultrasónicas, The Sweet Leaf, Melamina Ponderosa, Comando Groovy e Intestino Grueso.

Intestino Grueso nace de las cenizas de bandas como Mazinger Z y Asquerot Shit y a la vez es el resultado de amigos que frecuentaban La Panadería, un espacio cultural encabezado por el escritor Guillermo Fadanelli, quien se volvió en el antihéroe y estandarte de la comunidad artística alternativa (cuando el término alternativo significaba algo) de la ciudad. En este sitio se reunían escritores malditos, artistas visuales incomprendidos, cineastas en ciernes, músicos frustrados y borrachos profesionales. Dicen los que saben, que por las noches en este lugar se organizaban las mejores fiestas de la orbe, con excesos de todo tipo, drogas abundantes y una ecléctica selección musical.

Fue tal vez como producto de todo lo anterior que un grupo de outsiders e incomprendidos decidieron montar su propia banda en la que metieron por igual influencias de Angélica María que de The Cramps y lo mismo sonaban a los Ramones pero también hacían covers de Tatiana y Timbiriche. Después de varios cambios de integrantes, la alineación más estable de Intestino Grueso consistió en Miguel Calderón (voz), Yibran Asuad (guitarra), Ali Gua Gua (guitarra), Pedro Zulu González (bajo) y Amy Brown (batería).

El nombre del conjunto surgió porque, según explicaban los propios integrantes, "tocaban pura mierda". Mientras algunos intentaron definir su sonido como punk a-go-gó, otros los clasificaron dentro del garage y otros tantos siempre se sintieron ofendidos y los descatalogaron al argumentar que ellos nunca tuvieron carencias ni provenían de clases bajas, por lo que no podían tocar punk y sólo eran artistas jugándole al músico.

Con una actitud desenfadada que se comprobaba en cada una de sus presentaciones, en las cuales solían disfrazarse de diversos personajes, desde obreros, mecánicos y hasta cavernícolas, los cinco amigos, apasionados y conocedores de la música, tenían como héroe a Mike Mariconda (productor de bandas como Raunch Hands, The Devils Dogs, Pleasure Fuckers y The Mummies), por lo que no dudaron en ponerse en contacto con él e invitarlo a que se encargara de la producción del álbum debut de Intestino Grueso, a lo que el neoyorquino respondió afirmativamente y el resultado fue una sesión grabada en formato análogo en el estudio 19 de la Ciudad de México en el año 2000.

Con la oportunidad de poder abrir conciertos de grupos extranjeros de prestigio como The Fuzztones, The Cynics, Misfits y las Gore Gore Girls y cuando todo parecía avanzar y por fin la banda estaba a punto de abandonar el subterráneo para darse a conocer ante audiencias más grandes, de forma abrupta optaron por separarse y ponerle punto final a su carrera, por lo que el álbum jamás fue lanzado y sólo varios años después se filtró de manera no oficial a internet (en su momento nosotros compartimos el enlace para descargarlo).

Es hasta ahora, 16 años después de que fue grabado, que el sello Épico, comandado por Julián Lede (Titán, Silverio, Beso Negro, Melamina Ponderosa), decidió publicar el ansiado álbum de culto en una pequeña edición limitada a 250 copias en vinilo que, como extra, incluye un insert con las letras de las canciones y fotografías inéditas de la banda, además de una tarjeta con un código para descargar el material en mp3.

Como si se tratara de un tesoro que permaneció oculto durante una eternidad, el material mantiene un sonido vigente marcado por su rasposo y desenfadado estilo que no tiene comparación con ninguna otra banda nacional de su generación. A varios años de distancia, las canciones de Intestino Grueso inclusive han sido versionadas por grupos como Los Esquizitos, Los Explosivos (grabaron el cover en un 7") y Beso Negro (en su momento escribimos la reseña de su EP debut).

Es cierto que en el álbum en vinilo, ahora simplemente titulado igual que la banda, no aparecen todas las canciones que originalmente formaban parte del archivo que circuló en internet (se extrañan principalmente "Intestino Grueso", "Macho Biónico" y "Bestia") pero en su lugar se incluye "Culo Plano", un tema que nunca había visto la luz en ningún formato.

Después de su separación, cada integrante siguió su camino por separado: Yibran se dedicó a la edición de películas y documentales; Ali Gua Gua revivió a Las Ultrasónicas y después se volvió una trotamundos con sus proyectos de cumbia; Zulu formó a Chino Y Los Cochinos y posteriormente a Thelmo Castelló Y Los Soundalikes; Miguel se convirtió en un reconocido artista visual que ha expuesto en los museos más importantes del país y fundó Beso Negro; y Amy se regresó a Estados Unidos y se alejó por completo del mundo de la música. Pero antes de que todo esto pasara, es justo (re)valorar al grupo que dividió opiniones, incomodó a propios y extraños y estuvo a nada de convertirse en the next big thing, pero las piezas del ajedrez no se acomodaron para que sucediera.




jueves, 26 de mayo de 2016

Reseña: Witchdoktors - Voodoo Eye (Bomber Music, 2016)




Enfundados en pantalones de mezclilla sucios y deslavados y con playeras empapadas de sudor, Witchdoktors es una de las joyas mejor guardadas del garage-punk inglés y, por desgracia, semi desconocidos fuera de la isla.

Para rastrear los orígenes del cuarteto es necesario retroceder hasta 1986; mientras el mundo observaba a la Argentina de Diego Armando Maradona convertirse en la selección campeona del mundial de futbol, en las calles de Londres se gestaba una banda adoradora del sonido del garage de los sesenta y del frenético punk de los setenta. El nombre de batalla que decidieron utilizar fue Witchdoktors y así comenzó todo.

Caracterizados por sus efusivos conciertos en los que es imposible mantenerse inmóvil, sus canciones sencillas pero salvajes al mismo tiempo, son una invitación directa a practicar el pogo desenfrenado. Con un sonido que bebe directo de The Sonics, Ramones, Revillos y The Fleshtones, el cuarteto actualmente conformado por Planet Andy (guitarra), Big T (guitarra y voz), Zig C (bajo) y Mr. Colfar (batería) se ha encargado, desde un inicio, de fabricar pequeñas bombas sonoras de dos o tres minutos de duración que transmiten la misma energía que una hora de ejercicio intenso en cualquier gimnasio.

La discografía del conjunto no es nada extensa y por eso, a tres décadas de su fundación, apenas van por el cuarto LP, pero dicen que de lo bueno poco. Titulado Voodoo Eye y con una portada que remite a las viejas películas de ciencia ficción, el álbum es breve pero intenso y sus 13 canciones resultan una delicia para quienes están hartos de los ritmos lentos y las baladas que dominan la mayoría de las estaciones de radio. 

Sin buscar adoctrinar ni implantar mensajes filosóficos, las letras del grupo inglés hablan de tópicos tan mundanos como diversión, fiesta y en especial alcohol, por lo que cualquier seguidor del rock & roll encontrará en el disco a la que se podría convertir en su nueva banda favorita. Desde los sonidos más cercanos al punk inglés que se aprecian en temas como "High Society"hasta claras referencias al fratrock con todo y saxofón invitado en "Tom's White Shoes" y llegando a la instrumental y surfera "Double Down", se consigue un balanceado resultado.

Publicado por el sello Bomber Music, el álbum es una fresca bocanada de aire punk & roll capaz de levantar a un muerto y que se coloca como una de los mayores sorpresas del año. Energía, diversión y furia reunidas en poco más de media hora.


miércoles, 25 de mayo de 2016

Noticias: Cartel final del Corona Hell & Heaven 2016



En un último comunicado, los organizadores del Corona Hell & Heaven revelaron a las tres bandas que se suman a la edición de este año, pactada para realizarse el próximo 23 de julio en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

Las agrupaciones internacionales elegidas que se agregan al cartel son Five Finger Death Punch (Estados Unidos), Amon Amarth (Suecia) y Suicidal Tendencies (Estados Unidos).


Con más de una treintena de agrupaciones de metal en sus diversas vertientes, que incluye a nombres como Rammstein, Ghost, Twisted Sister, Fear Factory, Mushroomhead y Sepultura, entre otras, el Corona Hell & Heaven 2016 promete más de 12 horas ininterrumpidas de música y headbanging.

Además de la parte musical, el festival contará con atracciones como juegos mecánicos, funciones de artes marciales mixtas y demostraciones de skate.

Los boletos ya se encuentran a la venta a través del TicketMaster con el siguiente rango de precios y beneficios:

COSTOS:
General $880.00
Preferente $1,800.00
VIP $2,900.00

DESCRIPCIÓN DE LAS ZONAS:

Boleto General
Acredita a su portador para acceder al área general de todos los escenarios del festival para presenciar todas las actuaciones de los grupos anunciados, tiene derecho a todas las atracciones, servicios generales y áreas recreativas y de entretenimiento.

Boleto Preferente
El boleto preferente acredita a su portador a todos los beneficios del boleto general e incluye el acceso a la zona preferente de los escenarios principales donde podrás observar a tus artistas mucho más cerca.

Boleto VIP
Los usuarios con boleto VIP, gozaran de todos los beneficios que incluyen las zonas generales y preferentes mas:
- Ingreso rápido al evento por un carril exclusivo.
- Acceso a la zona "Meet&Greet" donde podrán convivir con los artistas que acepten ingresar a esta zona (los m&g con artistas estelares serán sorteados entre los portadores de boletos VIP antes del festival).
- Playera conmemorativa edición especial.
- Gorra conmemorativa edición especial.
- Póster conmemorativo edición especial.
- Gafete conmemorativo edición especial.

Para mayor información se puede consultar la página oficial del festival:


lunes, 23 de mayo de 2016

Reseña: Los Cataclismos - El Vértigo de las Olas (Independiente, 2016)




Pocas cosas son tan satisfactorias como ver el desarrollo y paulatino crecimiento de un grupo musical desde su nacimiento. Algunos pueden alcanzar el éxito de manera instantánea y otros abandonan sus sueños musicales o incursionan en géneros populares que les garanticen ingresos monetarios de forma segura; sin embargo, sólo los más necios se aferran a sus ideales a pesar de todos los obstáculos a los que se tengan enfrentar y tal es el caso de Los Cataclismos.

El trío formado a inicios de la presente década en Buenos Aires, Argentina, siempre tuvo claro que su objetivo principal era ejecutar música surf en su formato clásico, con un sonido reverberado y dulces melodías que incitaran al jugueteo y desenfreno en cualquier playa. La primera muestra de su trabajo fue un demo homónimo (que en su momento nosotros reseñamos) en el que se apreciaba a un grupo de jóvenes e inexpertos músicos con buenas ideas aunque su principal defecto era la deficiente grabación.

Ahora, en pleno 2016, Los Cataclismos por fin lanzaron su primer LP y lo hicieron de la mejor forma posible. El sonido mejora sustancialmente y cada instrumento se encarga de formar un rompecabezas musical que toma lo mejor del sonido de las bandas de antaño con las contemporáneas y lo incorpora a lo largo de los 12 temas que conforman el material.

Dentro de las sorpresas que uno se lleva cuando revisa la información de los créditos es que el trío contó con la colaboración de Alex Faide, el guitarrista argentino fundador de Los Twang! Marvels, quien participa en dos temas.

Una sorpresa mayor es que, aunque imperan las composiciones propias, Los Cataclismos optaron por hacer un cover de "Love Will Tear Us Apart" de Joy Division, algo que es de llamar la atención porque son escasos los ejemplos de grupos actuales de música surf que gusten de grabar versiones de temas ajenos a la música instrumental y, más en específico, del cuarteto liderado por el fallecido Ian Curtis, si acaso, sólo Big Máscara, guitarrista de Sr. Bikini, realizó en su álbum como solista un cover de "Shadowplay".

Fue gracias al trabajo constante y a mantenerse aferrados a sus ideales que Los Cataclismos conformaron un álbum debut que sorprende y con el que se posicionan como una de las bandas instrumentales más prometedoras del cono sur.