domingo, 1 de mayo de 2016

Reseña: Sunset Images - Hajime EP (Independiente, 2015)




La imaginación y el impulso creativo fueron los motores principales para que un trío de jóvenes capitalinos emprendieran el tortuoso camino al que se enfrentan todas las bandas de rock en México; además, hay que agregar que, desde un inicio, dejaron en claro que sus objetivos se alejaban de los ideales manejados por la mayoría de sus colegas.

Un término simple como lo es Sunset Images le sirvió a estos veinteañeros para que bautizaran a su proyecto e iniciaran con sus inquietudes y divagaciones que, tiempo después, se concretarían en sus primeras composiciones que fueron materializadas en un EP homónimo editado en el 2014.

Al poco tiempo comenzó la mayor aventura a la que se ha enfrentado la banda en su corta trayectoria: hicieron sus maletas y durante varios meses se fueron a radicar a Brooklyn, Nueva York, lo que les permitió enfrentarse a un público totalmente diferente y conocer el mundo musical fuera de las fronteras mexicanas. Su estancia estuvo llena de sacrificios como dormir en los lugares menos insospechados e inclusive sufrir de ciertos rechazos por ser extranjeros, pero también se llevaron infinitas experiencias y aprendizajes que al final les permitieron crecer no sólo como banda sino también en el aspecto individual.

A su regreso a la capital mexicana, el proyecto sufrió su primera transformación y tras la salida de un integrante, Sunset Images quedó conformado como un dueto integrado por Alejandro Zúñiga (guitarra y bajo) y Samuel Osorio (batería y secuencias). Entre ambos se encargan de confeccionar un rock instrumental con pasajes psicodélicos que invitan a la retrospección y a la reflexión.

Una muestra del actual trabajo del dúo quedó registrado en su segundo EP titulado Hajime, que traducido del japonés al español significa "un nuevo comienzo". Conformado por cinco composiciones, su trabajo es el resultado de soñar con los oídos y emprender vuelos mentales a lugares no explorados. Con ciertas coincidencias y también con sus respectivas diferencias, manejan un sonido que los acerca a otros proyectos mexicanos como Lorelle Meets The Obsolete, Muuk y Los Mundos. Y sí, con este material comenzaron de nuevo, pero ya cuentan con la experiencia suficiente y el debido camino recorrido para aspirar a objetivos cada vez más grandes.


miércoles, 27 de abril de 2016

Reseña: Daddy Long Legs - The Stranger Rides Tonight 7" (FOLC Records, 2016)




Pasan los años y un género tan añejo y primitivo como el blues siempre encuentra nuevos ejecutantes y aficionados. No importa lo avanzado que se encuentre la tecnología ni las facilidades que brinda el mundo digital, siempre existirán músicos que opten por volver a las raíces en busca de intentar sonar como los guitarristas afroamericanos de las primeras décadas del siglo pasado y un claro ejemplo se puede apreciar con Daddy Long Legs.

La ciudad de Nueva York, con sus luminosas marquesinas y su intensa vida nocturna, aunque parezca una broma, fue el punto de encuentro de tres amantes del blues y toda la música barroca que se practicaba hace exactamente un siglo en los alrededores de los campos de algodón por esclavos que en lugar de vivir, sobrevivían a las infernales jornadas de trabajo impuestas por sus jefes blancos a cambio de un puñado de monedas.

El siguiente paso consistió en repartirse posiciones y fue así como Josh Styles eligió los tambores, Murat Akturk se posicionó en la guitarra y Daddy Long Legs se postró al frente como vocalista y el encargado de hacer llorar una pequeña armónica. Su siguiente objetivo fue ensayar mucho y grabar cada una de sus composiciones en el menor tiempo posible, tal y como hacían sus héroes musicales.

El camino no ha sido fácil pero en apenas un lustro el trío ha publicado una numerosa cantidad de sencillos, siendo Norton Records su principal hogar, aunque no el único. Como buenos aventureros, el trío no ha temido en abandonar sus hogares por tiempos prolongados para realizar giras por buena cantidad del territorio europeo y con motivo de su más reciente viaje por el viejo continente, el sello español FOLC Records les publicó el 7" de edición limitada The Stranger Rides Tonight, con dos temas que suenan tan negros como el vinilo en que se encuentran resguardados.

Cuando uno coloca el material en la tornamesa y posiciona la aguja sobre la cara A se va a encontrar con "The Stranger Rides Tonight", una eléctrica interpretación que cuenta con el acompañamiento en el piano de Mickey Finn y que es imposible escucharla y no pensar en una de las polvorientas tabernas en las que Robert Johnson se presentaba con regularidad hasta que una riña de pasión acabó con su vida.

Por otra parte, la cara B contiene una versión acústica de "Evil Eye", un tema que ya se puede considerar como obligatorio dentro de todas y cada una de las presentaciones del trío neoyorquino, pero ahora con un sonido desnudo que es adornado por la cavernosa voz de Daddy Long Legs, quien podría ser el descendiente no reconocido de Howlin' Wolf (el único problema es el color de piel) y su destreza para torturar su armónica hasta hacerla sangrar.

Con un amor profundo y sincero por el blues, al que decidieron electrificarlo e impregnarle un capa de la actitud del punk, Daddy Long Legs es un conjunto que hay que escuchar con un extinguidor a la mano porque su inflamable sonido es capaz de provocar un incendio en cualquier equipo de audio.


miércoles, 13 de abril de 2016

Reseña libro: V. A. - Mostrología del Cine Mexicano (La Caja de Cerillos Ediciones, 2016)




Tuvieron que pasar décadas para que el cine mexicano fantástico, que engloba el horror y la ciencia ficción, empezara a ser valorado... ¡por los propios mexicanos! Durante años, los críticos que a todo le quieren encontrar mensajes filosóficos y psicomagia se encargaron de vilipendiar y denostar todas las películas nacionales de historias absurdas y bizarras que con sus pequeños o grandes presupuestos, lo único que buscaban eran entretener a las familias que asistían a las enormes salas de proyección de la época. Parece que a todos se les olvidó que desde los hermanos Lumière, el cine fue concebido como un mágico medio de entretenimiento y nada más.

Ahora, llega hasta nuestras manos el libro Mostrología del Cine Mexicano, elaborado por Marco González Ambríz, José Luis Ortega Torres, Octavio Serra Bustamante y Rodrigo Vidal Tamayo, todos integrantes de Revista Cinefagia, sitio mexicano que desde hace 13 años se ha dedicado a darle cabida al cine en sus más disímiles vertientes, desde las películas taquilleras de Hollywood hasta el llamado cine de arte, y en medio de todo esto también abarcan el cine oriental (más allá de la industria de Japón y Corea del Sur), los videohomes nacionales, el gore, Bollywood, exploitation, serie Z y los trabajos de nicho.

Si bien, Cinefagia ha derivado en muchos proyectos alternos (por ejemplo programas de radio por internet, el programa de televisión Paracinema y el festival de cine de horror #MasacreEnXoco que se realiza a final de año en la Cineteca Nacional), los integrantes de la revista decidieron extender su trabajo ahora al medio impreso y publicar su primer libro.

En esta obra, los cuatro autores crearon la pseudociencia bautizada como Mostrología en la que analizaron a 50 de los principales mostros (variación de "monstruo" en un intento por volver el término más mexicano) que han poblado las producciones nacionales a lo largo de la historia. Visto de otra forma, aquí aparecen desde la protagonista de la película La Llorona, de 1933, hasta el niño de la cinta Kilómetro 31 del 2006.

Para poner en contexto, para la investigación completa de este libro se requirieron cerca de dos años en los que se llegaron a enlistar alrededor de 200 personajes, aunque al final sólo aparecen 50; además, se requirió de un serio proceso para recabar todas las imágenes que acompañan las páginas del libro y los datos técnicos de cada película. Por otra parte, al momento de redactar cada una de las biografías mostrosas, cada uno de los autores sacó el ingenio propio del mexicano y mediante el caló popular, se escribieron textos que fácilmente podrían estar emparentados con cualquiera de las letras de las canciones de Botellita de Jerez, por ejemplo. El defecto, si se le quiere considerar como tal, es que por la forma es que está redactado, parece muy difícil que los textos en su totalidad puedan ser entendidos por personas extranjeras o ajenas al habla del mexicano promedio.

Para poder agrupar a cada una de las criaturas, se dividió el libro en 10 categorías como lo son brujas, chamucos, momias y peluches; es decir, lo mismo es posible encontrar a personajes singulares que probablemente sólo pudieron concebirse en México, como es el caso del Vampiro Teporocho, el Macho Biónico o Chiquidrácula, hasta otros más solemnes emanados de la mente de cineastas que empezaron a ser reconocidos por la "crítica seria" hasta después de muertos, como Alucarda de Juan López Moctezuma o cualquiera de los personajes de la tetralogía del horror de Carlos Enrique Taboada.

De igual forma, es indudable que una obra de este calibre se basa en el aspecto visual y es aquí donde La Caja de Cerillos Ediciones jugó un papel fundamental al publicar el libro en gran formato y con un envidiable diseño que embellece todavía más cada una de las 160 páginas que conforman la obra.

En retrospectiva, son pocos los libros que se han publicado en México acerca de este tipo de cine desparpajado, divertido e inverosímil que en muchos casos sólo buscaba divertir y no ganar premios internacionales ni impresionar a nadie, si acaso se le puede relacionar con otras obras fundamentales como El Futuro Más Acá. Cine Mexicano De Ciencia Ficción, de Itala Schmelz; ¡Quiero Ver Sangre! Historia Ilustrada del Cine de Luchadores, de Pepe Návar, Rafael Criollo y Rafa Aviña; Monstruos De Laboratorio: La Ciencia Imaginada Por El Cine Mexicano, de Rafael Villegas y los dos volúmenes de Carteles Sensacionales Del Cine Mexicano de Rogelio Agrasánchez Jr.

Y es así, entre la investigación seria y la redacción ingeniosa, que estos cuatro "científicos" confeccionaron un libro que busca homenajear y rendir tributo a los robots de cartón, los vampiros de pacotilla, las momias de hule y los charros galácticos que, a pesar del desprecio de muchos, sirvieron para dotar de identidad a la cinematografía mexicana.


domingo, 10 de abril de 2016

Reseña: The Smoggers - Shadows In My Mind (Soundflat Records, 2016)




El proyecto que inició como la idea de cuatro amigos que sin experiencia musical previa (como lo declararon en la entrevista realizada por Música Inclasificable) decidieron comprarse sus instrumentos y realizar de forma un tanto rudimentaria versiones de sus bandas favoritas de garage y punk, hoy se ha consolidado como una de las propuestas más estables de Europa. Sí, hablamos de The Smoggers.

El cuarteto español ha hecho en un lustro lo que otros conjuntos del mismo estilo no alcanzan a realizar en toda una vida; sin embargo, algo fundamental para lograr sus objetivos ha sido su constancia. Ya sea presentaciones por toda España y en tiempos recientes más allá de sus fronteras, el lanzamiento de sencillos con sellos de distintas partes del mundo, su propia promotora de conciertos (Smog-Trash) e inclusive proyectos alternos de sus integrantes (Charm Bag y Leadfoot & Fernando Smogger). Cómo han logrado hacer todo eso en tan poco tiempo es una interrogante que todos nos llevaremos a la tumba.

Situados en el presente, el 2016 nos recibió con Shadows In My Mind, segundo LP del cuarteto que pese a los cambios, mantiene el mismo estilo tenebroso y carroñero con el que se dieron a conocer. Los cambios sólo consistieron en la alineación porque ahora Goyo se suma a la banda como nuevo baterista, en tanto que Ana se trasladó a los teclados; por su parte, Gusti se mantiene como bajista y Fernando ahora es el único guitarrista y cantante.

Con la incorporación del teclado, el grupo amplia su gama de sonidos, ahora con un toque más psicodélico, aunque en el fondo la génesis de su formación se mantiene intacta con el garage-punk que remite a los grandes del género como The Sonics, The Shadow of Knight y por supuesto The Fuzztones. Es rock & roll en su estado puro aderezado con gritos monstruosos y el inconfundible fuzz en la guitarra de Fernando.

A diferencia de su primer álbum, Join The Riot, en este nuevo material destacan los temas cantados en inglés (con la excepción de "Es Por Ti"), además de la frenética e instrumental "Happybilly Never After" con la que abre la cara B del álbum en su versión en vinilo. De igual forma, predominan las composiciones originales y los dos únicos covers que incluyeron fueron "Why!' de Lust-O-Rama y "Dementia 13" de The Gruesomes, ambos en versiones que no difieren demasiado de las originales.

Con la producción del incansable Mike Mariconda y editado por el especializado sello alemán Soundflat Records, el conjunto español agrega otro trabajo a su creciente discografía, todos con el mismo sonido salvaje y primitivo con el que han cosechado seguidores por todo el mundo pese a todas las adversidades y envidias que han tenido que enfrentar, algo que los integrantes del grupo toman con humor, al grado de autodescribirse como the band you love to hate.


lunes, 21 de marzo de 2016

Reseña libro: Bernard Sumner - New Order, Joy Division Y Yo (Editorial Sexto Piso, 2016)




Dentro del mundo musical a nivel profesional hay personas que sin deslumbrarse por el estrellato ni sufrir transformaciones causadas por el éxito y la fama, disfrutan de su relativo anonimato y se sienten más cómodas al trabajar lo más alejado posible de escándalos, tal es el caso de Bernard Sumner, integrante de dos de las bandas más importantes en la historia de la música contemporánea: Joy Division y New Order.

Es New Order, Joy Division Y Yo, recién publicado por primera vez en castellano por la editorial Sexto Piso, el pretexto idóneo no sólo para conocer a fondo la historia del músico inglés, sino también para adentrarse en momentos específicos de la historia de la música de Manchester desde la óptica de Sumner, quien se ha enfrentado a todo tipo de adversidades, desde las económicas hasta encarar la muerte de personas cercanas, su relación con Factory Records, el club The Hacienda y vivir el mundo del alcohol y las drogas sintéticas.

El libro cuenta con la enorme virtud de estar contado sin ningún tipo de tapujo ni vergüenza, por lo que se podrá conocer a detalle desde la forma natural en que surgió el oscuro sonido de Joy Division, la forma en que se encaró el suicidio de Ian Curtis, los motivos que llevaron a los sobrevivientes de la banda a incursionar en la música electrónica y hasta la reciente enemistad con Peter Hook.

La historia personal de Bernard es, a su vez, un ejemplo de que no existe adversidad imposible de enfrentar. La madre del músico era paralítica y jamás conoció a su padre, además de que su posición económica le impidió muchas cosas, como estudiar en una escuela de arte, pero ante cada obstáculo siempre se incrementaban sus intensiones de superarse.

La primera guitarra eléctrica que Sumner tuvo entre sus brazos fue a los 15 años, pero sus limitaciones económicas lo obligaron a tener que aprender los mínimos conocimientos de su ejecución a través de manuales y revistas. Jamás tomó clases profesionales y tal vez de ahí viene buena parte de su particular forma de ejecutarla en Warsaw y su posterior cambio de nombre a Joy Division.

De igual forma, el guitarrista explica que es el entorno y la vida misma de los músicos los que se encargar de moldear el sonido de las bandas. Menciona que así como sería imposible imaginar a un grupo como The Beach Boys, surgido en una época de bonanza en las playas californianas, interpretar un género distinto al rock & y roll festivo y surf vocal con el que se dieron a conocer, o pensar que Kraftwerk, originarios de la industrial Alemania post guerra, crearían sonidos diferentes a los robóticos y mecánicos con los que se volvieron famosos, también pasó lo mismo con Joy Division.

Es interesante leer que en un inicio, fueron Velvet Underground, Iggy Pop y los Sex Pistols los culpables del sonido oscuro de Joy Division; sin embargo, tras la sorpresiva muerte de su vocalista, Ian Curtis, los miembros restantes desecharon la idea de continuar el proyecto con el mismo nombre y sonido, por lo que fue el propio Bernard quien le sugirió a sus compañeros que ahora se adentraran el la música electrónica, motivado por su fanatismo hacia Kraftwerk y los sonidos emanados de Nueva York a finales de los setenta. El resultado fue bautizado como New Order, que a la fecha es una de las bandas que mejor ha sabido fusionar el rock con los sintetizadores.

El libro está plagado de anécdotas de todo tipo y aunque en la parte musical los ejes rectores son Joy Division y New Order, también se menciona el trabajo de los otros dos pequeños proyectos, de culto, en los que ha participado el guitarrista: Electronic y Bad Lieutenant, además de su colaboración en los filmes 24 Party People y Control, que documentan el pasaje musical de Manchester y la historia de Ian Curtis al frente de Joy Division, respectivamente.

Con el peso que significa ser uno de los responsables de al menos dos de las canciones más importantes y emblemáticas en la historia del rock ("Love Will Tears Us Apart" y "Blue Monday"), Bernard Sumner narra su vida sin falsas pretensiones y sin la necesidad de alardear de nada porque, a final de cuentas, es un músico que se siente más cómodo en la tranquilidad de la oscuridad que en el deslumbramiento de los reflectores.

Sumner, Bernard
New Order, Joy Division Y Yo
Editorial Sexto Piso
España, 2016
376 pp




miércoles, 16 de marzo de 2016

Reseña: The Fuzztones - Dark Zone (Discos Dark Zone, 2016)




Dentro del universo musical, repartido en sus diversas vertientes y estilos, hay categorías, y hablar de The Fuzztones es referirse a lo más alto que se puede aspirar dentro del rock sucio y distorsionado pero bien ejecutado, que de forma general se suele denominar como garage.

El artífice de la banda es Rudi Protrudi, un engendro nacido en Washington D. C., quien después se mudó a Pennsylvania pero fue en la ciudad de Nueva York donde floreció su carrera musical. Desde finales de los sesenta inició su peregrinar, primero con King Arthur's Quart y después con Tina Peel, hasta que en 1980 optó por crear a los amos de la guitarra con fuzz: The Fuzztones.

A lo largo de los años, The Fuzztones se han caracterizado por instaurar un distintivo sonido que tal vez algunos detractores podrán acusar de repetitivo y estarían en lo cierto, pero la realidad es que cuando algo suena bien, no hay necesidad de cambiarlo o provocar la famosa y controvertida "evolución musical".

La fórmula musical de The Fuzztones implica canciones tenebrosas y pantanosas que se alimentan del rock & roll originado por adolescentes cansados de la monotonía en los sesenta como los integrantes de The Sonics, The Seeds, The Standells y The Monks; de igual forma, también toma referencias del horror emanado de las películas de bajo presupuesto de las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta. Tampoco se puede olvidar el característico sonido de la guitarra Vox Phantom acompañado de su fiel compañero, el efecto de fuzz, que inclusive forma parte del logo y la estética del grupo.

Lo último que le conocimos a The Fuzztones fue el álbum In Fuzz We Trust, editado en el 2014, en el que se acompañaron de integrantes de legendarias agrupaciones sesenteras como Shadows Of Knight, Electric Prunes, Strawbeeey Alarm Clock, The Monks y Davie Allan & The Arrows, para interpretar tanto composiciones de Rudi como versiones de otros grupos.

Ahora, en pleno 2016, la banda lanzó un nuevo material y eligieron al sello mexicano Discos Dark Zone para publicarlo, con quien tienen una larga y cercana relación. El fundador de la disquera es Ernesto Fuzz, quien residió en Nueva York a finales de los ochenta y fue ahí donde puedo ver en vivo a la banda en numerosas ocasiones. Derivado de la amistad fue que en el 2002, el conjunto visitó por primera y única vez la Ciudad de México. Para su gira mexicana, el naciente sello mexicano Discos Dark Zone editó el 7" de "Hallucination Generation", por lo que también marcó el debut de la disquera. Desde entonces, Discos Dark Zone (nombre tomado de la tienda de discos fundada por Tere Farfisa en los noventa) ha editado los LP's de Los Sicóticos y Los Mustang 66, pero ahora es momento de conocer el cuarto y más reciente lanzamiento de su catálogo.

Con el apropiado título de Dark Zone, The Fuzztones reúnen 13 temas de su discografía y en cada uno de ellos hay un hilo conductor: representan la cara más oscura, hipnotizante y hasta cierto punto psicodélica del conjunto. Sumado a esto, también se incluyó "It Ain't Necessarily So", canción inédita exclusiva para este lanzamiento que sólo se confeccionó en un pequeño tiraje de 500 copias en CD.

Para darle un sonido todavía más demacrado y espeluznante, el Dr. Bona Bonson (guitarrista de El Pan Blanco) le dio una nueva masterización a las canciones; sin embargo, tampoco se trata de cambio radical porque en el fondo, permanece el inconfundible estilo que desde hace más de tres décadas ha sido la firma del grupo.

Ya sea un tema emblemático de la banda como "Ward 81" o la reinvención demencial que hacen de "Night of the Vampire", composición original de Roky Erickson, en cada una de las piezas incluidas se aprecia a una de las agrupaciones más necias en la historia de la música y que pese a todos los problemas, rupturas, cambios de integrantes y demás obstáculos a los que se han enfrentado, continúan en activo para resucitar espectros con su demencial sonido.


lunes, 14 de marzo de 2016

THE FLESHTONES Y WAU Y LOS ARRRGHS!!! EN MÉXICO



Con un concepto que busca convertirse en una celebración anual plagada de rock & roll y sonidos furibundos, se anunció la primera edición del Wild O' Fest que, con una alineación de lujo que combina talento internacional con grupos capitalinos de diversas generaciones, presentará por primera vez en nuestro país a los neoyorquinos The Fleshtones, una de las bandas más sólidas en el mundo del garage rock a nivel mundial; y desde España los amos de la destrucción Wau Y Los Arrrghs!!!, quienes por desgracia confirmaron su retiro de los escenarios, por lo que México será testigo de una de sus últimas presentaciones. En lo que respecta a los conjuntos mexicanos, complementan el cartel Lost Acapulco, Los Esquizitos, Los Moustros del Espacio Exterior y The Sonoras.

La fiesta se realizará el próximo sábado 4 de junio en la Carpa Astros, ubicada en Calzada de Tlalpan #855, Col. Postal, a una calle del Metro y Metrobús Villa de Cortés.

Acerca de la venta de boletos, a partir del 16 de marzo se podrán conseguir a través de E-Ticket o en las taquillas del inmueble y tendrán los siguientes costos:

General preventa especial (tiempo limitado) $350
Preventa $400
Día del evento $500

Y para los fanáticos que además de su entrada al festival deseen conocer a los grupos musicales en una convivencia (meet & greet) que se realizará previo al concierto, existirá una venta especial limitada a 100 boletos que tendrá los siguientes costos:

Preventa especial (tiempo limitado) $400
Preventa $500
Día del evento $600

Cabe destacar que será la única presentación que The Fleshtones y Wau Y Los Arrrghs!!! tendrán en la Ciudad de México, por lo que se antoja como una cita obligada para todos los seguidores del rock & roll frenético y sudoroso.


Con 40 años sobre sus hombros, The Fleshtones son unos dignos representantes del garage-rock de Nueva York. Con un sonido fresco y festivo basado en canciones cortas de coros adictivos, también se caracterizan por ser una de las bandas más trabajadoras del mundo. Desde 1976 a la fecha, combinan su vida en el estudio de grabación con giras constantes a lo largo del mundo. Actualmente, el cuarteto está conformado por dos de sus fundadores: Keith Streng (guitarrista y vocalista) y Peter Zaremba (vocalista y tecladista), a los que se suman Bill Milhizer (baterista) y Ken Fox (bajista). Después de una larga espera, The Fleshtones se presentarán por primera vez en nuestro país.
Uno de los trabajos más recientes del conjunto es el álbum Mondo Zombie Boogaloo, realizado en el 2013 junto a Los Straitjackets y Southern Culture on the Skids, del que recomendamos leer nuestra reseña.



Por otra parte, desde Valencia, España, arriban Wau Y Los Arrrghs!!!, quinteto de garage-punk que se ha posicionado como uno de los grupos más salvajes del planeta gracias a su sonido sucio y desgarrador que durante sus conciertos se transforma en un carnaval de sudor y frenesí. En el 2009 realizaron su primera gira mexicana de la que guardan muy buenos recuerdos, por eso ahora, a pesar de que los valencianos anunciaron su retiro de los escenarios, regresarán a nuestro país en su gira de despedida.
El álbum más reciente de Wau Y Los Arrrghs!!! es Todo Roto, editado en el 2013, del que recomendamos leer nuestra reseña.



Ataviados con unas máscaras de luchador que ya forman parte de su inconfundible estética, Lost Acapulco se ha ganado el reconocimiento de ser el grupo de música surf más popular de México. Fuera de nuestras fronteras también se han posicionado en lo más alto de la ola, lo que se ha traducido en diversas giras europeas, estadounidenses e inclusive una por Japón. 
Para conocer más sobre Lost Acapulco recomendamos leer la entrevista realizada por Música Inclasificable.



En 1994 la Ciudad de México vio nacer a Los Esquizitos, grupo conformado por cuatro fanáticos de la música que crearon un original sonido que partía de la música surf, el garage y el punk. A la mezcla también se agregaron elementos poco conocidos para la época como un theremin y referencias al cineasta de culto Juan López Moctezuma. En años recientes, el cuarteto cambió notoriamente de dirección y ahora practican un rock salitroso de cochera.
Para conocer más sobre Los Esquizitos recomendamos leer la entrevista realizada por Música Inclasificable.



Autodenominados como la banda más rocanrolera de México, Los Moustros del Espacio Exterior son una de las jóvenes promesas del país. Provenientes de Culiacán, Sinaloa, llevan una década de homenajear a los grandes clásicos del rock & roll mundial. No importa si son pequeños escenarios o foros de programas de televisión de proyección internacional, los culichis se han sabido ganar al público gracias a su potente rock & soul.


Directo desde el norte de la Ciudad de México, The Sonoras es un cuarteto que practica un reverberante surf instrumental que se olvida de los ritmos vertiginosos y propone un sonido cálido y arenoso que invita a la introspección.

jueves, 10 de marzo de 2016

Reseña: Les Agamemnonz - Au Revoir (Green Cookie Records, 2015)



En el universo actual de la música surf, una de las tareas más complicadas a las que te puedes enfrentar como banda es lograr un sonido que te identifique del resto de tus colegas. La música instrumental se encuentra más propensa al plagio consciente e inconsciente, pero eso no significa que todos los exponentes se queden tranquilos en su zona de confort.

El punto de encuentro fue la ciudad de Ruan, ubicada al noroeste de Francia, un lugar alejado de las caóticas metrópolis y en el que predomina la calma y la tranquilidad. Si acaso, en años recientes adquirió cierta notoriedad por ser el lugar de nacimiento del actual mandatario galo. Aquí, en este lugar, fue el punto de partida de Les Agamemnonz, uno de los representantes de música surf más destacados de años recientes.

Con apenas un lustro de trayectoria, el cuarteto ganó reconocimiento desde el lanzamiento de su álbum homónimo, editado en vinilo de 10" en el 2013 por el sello griego Green Cookie Records, uno de los más importantes a nivel mundial. A finales del año pasado y con la misma disquera, pusieron a la venta Au Revoir, en el que se reafirma su fino y reluciente sonido instrumental, a tal grado que fue considerado por Música Inclasificable como uno de los mejores discos internacionales del 2015 (aquí se puede leer la lista completa).

Con una obvia adoración por los sonidos emergidos de la costa de California varias décadas atrás, el cuarteto galo ejemplifica lo que originalmente se bautizó como música surf: canciones relajadas con una melodía que engancha a la primera y unas reverberantes guitarras que imitan el sonido de las olas del mar. Los adoradores de la velocidad y las máscaras de luchador probablemente se sentirán decepcionados porque aquí no aparece ninguno de esos elementos.

A través de nueve breves canciones, el combo integrado por Benjamin Bonaventure (guitarra), Simon Ripoll-Hurier (guitarra), Lucas Morin (bajo) y André Pasquet (batería) es capaz de llevarnos, de ida y vuelta, en un viaje exprés por una soleada playa embelesada por mujeres en bikinis y hombres atléticos montando sus tablas de surf. Desde la inicial "Schnell Wie Eine Rakete", con un sonido tan húmero que inclusive transpira arena, hasta "A Palavas-Les-Flots" con una fuerte influencia del flamenco y la guitarra española, cada uno de los temas es una caricia para los oídos.

De forma paralela al álbum que sólo fue lanzado en vinilo, también se puso a la venta el CD titulado De A à Z, en el que se reúne la discografía del cuarteto, algo destacado si se considera que su primer material se encuentra prácticamente agotado.

Mientras que a nivel visual, el mayor rasgo distintivo de Les Agamemnonz son las togas de la era romana con las que, invariablemente, siempre se presentan durante sus conciertos. Una original forma de complementar su envidiable y pacífico sonido que funciona de bálsamo sonoro.


domingo, 6 de marzo de 2016

¡GORE GORE GIRLS EN MÉXICO!



De la mano de la productora Dark Zone, se confirmó que las Gore Gore Girls, grupo estadounidense de garage, realizará su tercera gira mexicana. Las dos únicas fechas que tendrán en nuestro país serán las siguientes:

15 de abril - León (Jaibol Bar)
16 de abril - Ciudad de México (Foro Bizarro Rock)

Los boletos para la fecha en la capital mexicana ya se encuentran disponibles en preventa en la tienda de tatuajes y perforaciones Wakantanka (Nuevo León #284, Colonia Condesa) y tienen un costo de $250; el día del concierto también se podrán adquirir directamente en el Foro Bizarro (Yucatán #10, Colonia Roma) a $300.


La cantante y guitarrista Amy Gore fue la encargada de fundar en su natal Detroit en 1997 a las Gore Gore Girls, desde un inicio con la clara idea de ser un conjunto conformado sólo por mujeres y practicar un rock & roll visceral y directo, sin ningún tipo de complicaciones, justo como hicieron The Pandoras en la década anterior.

El nombre del conjunto fue tomado de la película Gore Gore Girls, filmada en 1972 por el cineasta Herschell Gordon Lewis (considerado el padre del cine gore en Occidente gracias a su obra de culto Blood Feast de 1963), en la que se burlaba de las cintas de chicas a go-go, tan de moda en aquella época.

De su formación original de trío, de inmediato llamaron la atención del sello Get Hip, fundado por Gregg Kostelich, guitarrista de The Cynics, quien publicó su álbum debut Strange Girls en el 2000. Al poco tiempo se transformaron en cuarteto y a la fecha han editado otros dos LP's: Up All Night (2002) y Get The Gore (2007), llegando a ser la banda telonera de The Cramps en Estados Unidos.

Con México han mantenido una relación cercana, que ha derivado en las dos visitas realizadas en 2003 y 2005. Ahora, poco más de una década después, regresarán a nuestro país para retomar sus actividades musicales.





martes, 1 de marzo de 2016

Reseña: Balu & Die Surfgrammeln - Los Chicharrones Del Surf (Green Cookie Records, 2015)


En un intento por mostrar las nuevas propuestas de música surf que surgen alrededor del mundo, el sello griego Green Cookie Records siempre ha mostrado interés en publicar materiales de cualquier agrupación instrumental sin importar su lugar de origen. Uno de sus lanzamientos más recientes es el debut de Balu & Die Surfgrammeln, cuarteto proveniente de Viena, capital de Austria.

Siempre es interesante conocer grupos de música surf de países que, tradicionalmente, no han destacado dentro del género. Como ya se ha mencionado en ocasiones anteriores, al ser un estilo musical instrumental, facilita su entendimiento porque no está regido por la barrera que significa el idioma.

Con una muy breve trayectoria, el inicio del cuarteto conformado por Balu (batería), Kathi Gramml (bajo), Max Gramml (guitarra) y Wolfi Gramml (guitarra y ocasionales voces) se remonta al 2013, cuando decidieron crear una banda instrumental influenciada directamente por el sonido y estética de Dick Dale, Man Or Astro-Man? y Laika & The Cosmonauts.

Después de grandes esfuerzos y satisfacciones por el recibimiento obtenido, lo natural era dejar constancia de su trabajo, lo que se tradujo en las seis canciones que forman su primer lanzamiento, titulado extrañamente en castellano como Los Chicharrones Del Surf

Con un sonido completamente surf-rock dominado por una potente batería, un siniestro bajo y dos afiladas guitarras que cortan la respiración, el cuarteto muestra no sólo su gusto musical sino también cinematográfico, al incluir algunos sampleos salidos de viejas películas de terror y ciencia ficción, e inclusive es algo natural que durante sus presentaciones, en la parte posterior del escenario se proyecten algunas películas de serie b.

Con el reverb a tope y una velocidad que los podría emparentar con bandas de punk como los Ramones, el combo europeo aprovechó para interpretar dos temas ya clásicos dentro de la música surf: de un lado, hicieron un cover del famoso "Comanche" de The Revels; por otra parte, presentan una recreación bastante fiel de "Ginchy" de The Ventures.

Para redondear el lanzamiento del material editado en una edición limitada de 300 copias en CD, el encargado de la ilustración de portada fue Shawn Dickinson, conocido por su trabajo previo en portadas de Los Cuchillos, The Hangee V, The Angry Breed y el documental Mondo Fuzz, entre otros, quien supo encapsular de forma perfecta el concepto que transmiten las tenebrosas canciones.