miércoles, 12 de diciembre de 2018

Reseña: The Control Freaks - Double Dose Of Hate 7" (Dirty Water Records, 2018)




Mientras que la historia ha mostrado que conforme los músicos envejecen suelen adquirir obligaciones como esposas e hijos que les impiden continuar con un estilo de vida acelerado, otros se niegan a cambiar y se convierten en unos eternos adolescentes.

Es por eso que mientras algunos se tardan años en grabar nuevas composiciones y prefieren llevar vidas relajadas en sus lujosas mansiones, otros tienen un matrimonio de tiempo completo con el rock y de manera continua muestran nuevos trabajos.

Dentro de la segunda categoría se encuentra Greg Lowery, una leyenda viviente del punk & roll low-fi gracias a su trabajo que se remonta desde inicios de los noventa con Supercharger, Rip Offs, Infections y Zodiac Killers. La lista es interminable así como la cantidad de lanzamientos en los que ha participado.

Pese a que lleva más 25 años en el mundo del rock, se niega a retirarse y su proyecto más reciente es The Control Freaks, cuarteto complementado por Tim Curry (batería), Jeff Glave (guitarra líder) y Sherrilynn Nelson (guitarra y voz).

El sonido del combo es bastante sencillo de describir. Se trata de rock & roll en su formato más sencillo posible. Aquí no hay complicaciones innecesarias, solos interminables de guitarra ni discursos de filosofía. Mientras más cercano sea a la realidad, mejor.

Pese a que los integrantes ya no son unos veinteañeros, su pasión por la música se traduce en mantenerse activos y con lanzamientos constantes. Mientras que apenas hace unos meses el sello austriaco Bachelor Records les publicó un 7" (recomendamos leer nuestra reseña), ahora llega un nuevo sencillo gracias a la disquera inglesa Dirty Water Records.

Como bien lo explica el título, se trata de una doble carga de odio, sentimiento natural que se ha manifestado al menos una vez en todos los seres.

De esta forma, la cara A contiene "I Hate Your Face", pieza cantada por Sherrilynn con su agresiva voz pero en la que resalta el grueso bajo de Greg. El resultado es la primera muestra de odio del sencillo.

Por su parte, la cara B contiene "Hatelist", otra trepidante composición en la que ahora Lowery lleva el rol protagónico. Sin la necesidad de añadir elementos innecesarios, un par de guitarras, bajo y batería son los únicos recursos que se utilizaron para concretar la pequeña bomba sonora que ataca directo a los oídos.

Con una velocidad bestial, en menos de cinco minutos se termina la dosis de odio, ante lo cual se vuelve necesario volver a escuchar ambas piezas de un grupo que se niega a descansar y es un ejemplo de la verdadera pasión por el rock & roll.


martes, 11 de diciembre de 2018

Reseña: The Gagarins - Por Un Puñado De Rublos (Ola Records, 2018)




Desde su concepción, la música surf ha aprovechado su carácter instrumental para combinarse con otros estilos. A lo largo de la historia, son múltiples los ejemplos de reinterpretaciones de canciones de otros géneros.

Pero mientras algunos llevan esta relación de forma momentánea, otros se la toman más en serio y de tiempo completo. Eso es lo que ocurre con The Gagarins, una de las caras más jóvenes y novedosas de la música instrumental en España.

El combo surgido en el 2017 en tierras manchegas decidió tomar a la Unión Soviética como su máximo emblema. Esto derivó en un homenaje para el cosmonauta Yuri Gagarin, primer hombre en viajar al espacio exterior.

Pero la influencia rusa no sólo se aprecia en el nombre de la banda sino en los apodos de los integrantes del quinteto conformado por Vladimir (guitarra), Kavernikov (guitarra), Ulianov (bajo), Dimitri (batería) y Valentina (trompeta).

Después de lanzar su álbum debut en el que incluyeron algunas versiones de clásicos folklóricos rusos, el combo ahora tiene listo su segundo material en el que muestran un sonido diferente que tuvo una nueva inspiración.

Editado por el sello Ola Records, titulado Por Un Puñado De Rublos y con una ilustración de portada diseñada por Bruno Redondo, dibujante de DC Cómics, el trabajo es un claro homenaje a los spaghetti western que tuvieron como máximo exponente al italiano Sergio Leone.

A través de 10 canciones, el grupo muestra un sonido instrumental que sabe aprovechar la trompeta al estilo heroico de las composiciones de Ennio Morricone. De igual forma, la versatilidad sonora de los españoles les permite ofrecer tanto pasajes relajantes y tranquilos como otros cargados de poder.

En ese sentido, la abridora "Vostok 9" muestra una fuerte relación con el estilo de los últimos años de sus compatriotas Los Coronas. Una composición a velocidad media que hace de la trompeta su protagonista e invita a la introspección. Por otra parte, "Vodka" resulta un curioso experimento de interpretar el famoso "Tequila" de The Champs pero ahora con un título más adecuado a la tradición rusa.

Al final, se trata de un interesante trabajo de un grupo conceptual que tanto en estética como en sonido mantiene un mismo objetivo. Pese al poco tiempo de formada que tiene la agrupación, su futuro luce bastante prometedor.


Reseña: Balloon Flights - Psychologically Broken (Sweet Grooves Records / No Tomorrow Records / Bartolini Records / CGTH Records / Hold Your Ground Records, 2018)




Si bien, en la actualidad continúa siendo ocioso discutir acerca del nacimiento del punk y si tuvo sus orígenes en Detroit, Washington o Perú, lo realmente valioso es admirar las diversas bifurcaciones que ha tomado con el transcurrir de los años. Contrario a lo que algunos opinan, no sólo se trata de canciones de protesta política sino de muestras de energía.

Fue por eso que la década de los ochenta vio en su máximo esplendor a  conjuntos como Minutemen, Hüsker Dü y Pixies. A su vez, las bandas mencionadas sirvieron de base para el surgimiento del llamado rock alternativo y el punk rock californiano.

A pesar de que pasan los años, en la actualidad continúan apareciendo agrupaciones en todo el planeta que muestran una deuda pendiente con el rock acelerado de coros amigables y que cuenta con letras que no tienen la mínima intensión de cambiar el mundo.

Uno de los ejemplos actuales es Balloon Flights, trío español conformado por Pablo Beltrán (guitarra y voz), Juan Mañas (bajo y voz) e Israel Adelantado (batería) que cuenta con una larga trayectoria. La muestra más reciente de su trabajo es Psychologically Broken, el cuarto LP de su carrera.

Mediante canciones de corta duración pero llenas de emotividad, el trinomio ataca los oídos en las 11 piezas que conforman el material. Una batería acelerada es la encargada de marcar el ritmo de cada una de las canciones que se disfrutan como el desayuno por las mañanas.

Siempre del lado de la velocidad en lugar de las las elaboraciones innecesarias, el grupo de punk rock evita caer en los discursos políticos y los temas filosóficos para mejor inclinarse hacia las composiciones que hablan de cosas tan simples como el amor y el tener que enfrentarse a la vida a diario.

Pero mientras prácticamente todo el material está lleno de energía y velocidad, en "When I Have To", la canción con la que culmina la placa, el trío cambia de forma radical su sonido. Al menos de manera momentánea se abandona la electricidad para ofrecer una cara distinta y más cercana a una pieza acústica.

Mientras que dentro del punk rock resulta imposible innovar o presentar algo nuevo, lo realmente valioso en agrupaciones como Balloon Flights es la energía que logran transmitir con sus composiciones. En este caso, el resultado promete hacer sacudir hasta a un muerto.


domingo, 9 de diciembre de 2018

Reseña: The Pretty Shirts - A Few Seconds (Clifford Records, 2018)




Mientras que a nivel popular se mencionar que el rock se encuentra en declive y cada vez menos personas están interesadas en las guitarras eléctricas, la realidad es que a nivel subterráneo ocurre todo lo contrario. Como nunca antes en la historia, existen agrupaciones en todos los rincones del mundo interesadas en el ritmo básico surgido de la unión del R&B negro con el country blanco.

En ese sentido, España cuenta con uno de los movimientos musicales más grandes del planeta. Hay representantes de los más diversos estilos por todo el territorio y lo importante no sólo es que nazcan nuevas propuestas sino que exista continuidad con las ya formadas.

Todo esta nos lleva hasta Pontevedra, punto de nacimiento de The Pretty Shirts, cuarteto que se evita complicaciones y problemas innecesarios con su música. Lo de ellos es simplemente rock & roll crudo y sin colorantes artificiales. Su objetivo es hacer canciones tan sencillas que parezca que cualquiera las puede ejecutar.

El combo actualmente está conformado por Miguel Castro (guitarra y coros), Miguel Domínguez Lomba (voz), Manuel González (percusión y coros) y Álvaro Vázquez (bajo) y acaba de presentar su segundo LP a través del sello Clifford Records.

A decir de los propios integrantes del conjunto, el material titulado A Few Seconds se trata de un álbum conceptual en el que el protagonista es el amor; sin embargo, otra forma de ver las cosas es que los guitarrazos eufóricos son los que realmente dominan las 11 composiciones presentadas.

Aquí no hay lugar para descansar y desde los primeros segundos de la abridora "My Girl" se puede sentir el sudor que te produce escuchar el rock polvoriento y grasoso. Inmediatamente después hace su aparición "I Sink In The Mud", tema que combina la potencia de AC/DC con la armónica de los viejos blueseros.

Las piezas cantadas en inglés hacen recordar el trabajo de agrupaciones de nicho pero legendarias como The Nomads, The Hellacopters, The Flaming Sideburns y The Dictators. No existe la necesidad de buscar términos rimbombantes para definir su sonido porque simplemente es rock & roll y así está bien.


viernes, 7 de diciembre de 2018

Reseña: New Vogue - Birdcage (Slap Yourself Free) / Space Junk 7" (Spazz Records, 2018)




Con un crecimiento lento pero paulatino, el sello holandés Spazz Records ha sido una de las mayores sorpresas del 2018. Gracias a la buena aceptación que tuvieron sus primeros dos lanzamientos (Pig Frenzy y La Trinidad) ahora es momento de escuchar su nueva referencia.

La idea que tuvieron Marcel Haug y Gary van Niks de publicar exclusivamente 7" en tirajes limitados de 300 copias numeradas ahora nos transporta hasta Montreal con el desquiciante dueto New Vogue.

Mientras que vivimos tiempos en los que la exposición de las personas a través de internet se ha convertido en una práctica común, dentro del plano musical también hay lugar para quienes prefieren el anonimato.

Lo anterior es debido a lo que sucede con New Vogue, un conjunto canadiense del que se conoce muy poco porque sus integrantes prefieren que hable la música. En primera instancia, sus miembros han optado por evitar mencionar sus nombres, lo que evita que se generen prejuicios en torno a su trabajo.

Respecto al sonido de la dupla, se trata de punk-trash en su versión más ruidosa y chatarrera. De esta manera, una guitarra feroz es acompañada de una caja ritmo y gritos esquizofrénicos que tienen como objetivo provocar migrañas en los oídos poco entrenados.

De esta manera, a medio camino entre el punk y el new wave, la pareja canadiense presenta un par de ruidosas composiciones demenciales que sirven para reafirmar el trabajo serio pero constante que ha realizado Spazz Records hasta el momento.


miércoles, 5 de diciembre de 2018

Reseña: Bad Mojos - I Hope You OD (Voodoo Rhythm Records, 2018)




Desde su concepción en 1992, el sello suizo Voodoo Rhythm Records se ha caracterizado por impulsar agrupaciones de todo el mundo y de los más diversos estilos, aunque el punk siempre ha tenido un lugar especial. No es gratuito que el slogan de la disquera sea: Music to Ruin Any Party.

De esta manera, el lanzamiento más reciente de la compañía fundada por el Reverend Beat-Man es el LP debut de Bad Mojos, un trío adorador del estilo de vida salvaje y los sonidos más sucios y pútridos posibles.

El conjunto conformado por Jean of Death (bajo), Julio Blanco (batería, voz) y Saint Martin (guitarra) es una de las máximas promesas del punk rock austriaco. No se trata de los músicos más talentosos ni de los más carismáticos pero la actitud y la energía no se pueden negar. Es por eso que no son pocos los que los consideran como los primos perdidos de The Spits y The Cavemen.

Para intentar entender el sonido del trinomio sólo es suficiente mencionar que ellos consideran entre sus principales influencias a G.G. Allin Mahatma Ghandi. Probablemente sus canciones se pueden ubicar en un punto medio de ambos personajes.

Después de publicar algunos 7", el primer trabajo de larga duración en realidad es como un golpe seco que te deja inconsciente en menos de 20 minutos. Las 10 piezas de extremadamente corta duración se escapan y es necesario darle replay para escuchar el material de nuevo.

Tal y como impusieron los Ramones, las canciones se basan en tres acordes (a veces menos) y son ejecutadas con instrumentos destartalados y oxidados. No hay lugar para la perfección y cada una de las composiciones suena como si la estuvieras escuchando directo de un ensayo.

Parte del encanto del trabajo final es gracias a la producción de Lo Spider (guitarrista de Destination Lonely y productor de The Scaners, Badass Mother Fuzzers y Sloks), quien capturó la esencia del trío sin maquillar su sonido.

Mientras que algunos ansían de complicarse la vida y pretenden mostrar su virtuosismo en cada canción, con Bad Mojos es todo lo contrario. Al escucharlos no sólo te dan ganas de aventarte contra las paredes sino de conseguir instrumentos musicales y formar tu propia banda de rock. Si ellos pueden, cualquiera puede.


martes, 4 de diciembre de 2018

Reseña: Los Daytonas - Twang Or Die (Green Cookie Records / Sleazy Records / Roctopus Tea Party Records / Ola Records, 2018)




Con más de medio siglo de historia, la música surf continúa presente con representantes en la mayoría de las regiones del planeta. Pese a que no se trata de un estilo que goza de reconocimiento a nivel masivo o cuenta con representantes que llenen estadios, su vigencia no se puede cuestionar.

Dentro del panorama contemporáneo es claro que España cuenta con uno de los movimientos más importantes del género reverberante. La muestra son los diversos festivales especializados que se realizan, emisiones de radio como El Sótano y El Garito de Wray que programan temas instrumentales con frecuencia, pero lo más importante es la enorme cantidad de agrupaciones que existen.

Mientras que un problema recurrente es que muchos proyectos son pasajeros al nacer y morir en poco tiempo, también hay bandas cuya necedad les impide desaparecer con facilidad. Es precisamente en este aspecto que se debe hacer mención de Los Daytonas.

El cuarteto surgido en las calles de Madrid debutó en el lejano 1997, en plena efervescencia de la llamada "tercera ola", forma en que se describe al apogeo que vivió la música surf a nivel mundial a partir del estreno del filme Pulp Fiction (1994) de Quentin Tarantino.

Si bien, la carrera de Los Daytonas ha estado marcada por la inconsistencia y una larga separación de 2006 a 2012, es de admirarse que pese a los obstáculos se mantengan unidos en la actualidad.

La prueba más reciente de su trabajo es el álbum Twang Or Die, conformado por ocho temas originales y tres covers. Aunque la música surf es el elemento central de las piezas, también hay lugar para incorporar partes de otros estilos como western, hot rod y exótica.

Como bienvenida del material se puede escuchar "Big Rod", una pieza que incluye un festivo teclado que ilumina el camino mientras de fondo suenan los potentes motores de un automóvil al estilo de las viejas carreras con vehículos modificados.

A su vez, "Impostor" es todo lo contrario por mostrar la música en su expresión más pura. Un par de guitarras saturadas de reverb junto a un bajo y una sencilla batería se encargan de arropar el tema con aroma playero.

Por otra parte, no se puede dejar de mencionar "Mátalos Y Vuelve", una composición inspirada por las películas del viejo oeste y los arreglos de orquesta de Ennio Morricone. Una atmósfera de misterio y coros celestiales son las marcas de distinción de la canción incluida en este material editado en conjunto por Green Cookie Records, Sleazy Records, Roctopus Tea Party Records y Ola Records.

Como tema de despedida del álbum suena la versión realizada por el cuarteto a "Latin’ia" de The Sentinels, una de las agrupaciones clave de la época dorada que vivió la música surf en la década de los sesenta del siglo pasado.

Con experiencia de sobra, el trabajo muestra un sonido elegante y refinado que incluye las colaboraciones de importantes personajes dentro del rock español como Marta Ruiz (Sex Museum) y Javi Hunka Hunka (The Imperial Surfers). La forma ideal de redondear un trabajo pulcro y bien ejecutado.