miércoles, 20 de octubre de 2010

MI CRÓNICA DE LOS PIXIES EN MÉXICO

Y llegó el día del concierto de los Pixies en México.
Fue un mega festival con 3 escenarios, cerca de 30 grupos y varios lujos que solo este tipo de eventos se pueden dar como playas artificiales y demás actividades ajenas a la música que se organizaron.

Se prometían 12 horas seguidas de música pero no era mi objetivo ver a los demás grupos, yo solo quería ver a los Pixies. Por lo tanto llegué bien noche solamente para ver a los originarios de Boston.
Mi primer sorpresa en el lugar fue que 2 de los escenarios estaban prácticamente juntos, el chiste es que la música de ambos escenarios nunca se encimara, cuando tocaba una banda de un escenario en el otro cambiaban instrumentos y viceversa.
Y en las pantallas podías ver y escuchar lo que sucedía en el otro escenario mientras esperabas a que cambiaran los instrumentos del escenario en que te encontrabas.
Una idea bastante efectiva pero gracias a eso fue que me tuve que soplar el concierto de Interpol en las pantallas mientras esperaba a que comenzaran los Pixies.

Reseñar un concierto de Interpol es bastante fácil. Tocan una canción exactamente a como suena en el disco, dicen “gracias México”, tocan otra canción exactamente igual a como suena en el disco, dicen “gracias México”, tocan otra canción exactamente igual a como suena en el disco, dicen “gracias México” y así ad infinitum.
Son más fríos que un esquimal y mas predecibles que un político mexicano.

Después del sufrimiento llegó la recompensa, inmediatamente después de que terminó la actuación de Interpol que comienzan los Pixies.
Sin decir agua va que empiezan con “Bone Machine” y la ligaron con “Wave Of Mutilation” como si se tratáse de una sola canción.
El sonido del lugar era bastante decente aunque se escuchaba un poco bajo, me hubiera gustado que le subieran mas a las bocinas.
Y los Pixies tocaron puro macanazo, hasta parecía concierto de grandes éxitos, “The Holiday Song”, “Here Comes Your Man”, “Crackity Jones”. Al inicio Kim tomó el micrófono para decir que era la primera vez que tocaba en México pero después rectificó para decir que era la primera vez que tocaba con los Pixies en México (en alusión a la vez que tocó con las Breeders aquí en un aniversario de Radioactivo hace varios años) y siempre se mostró contenta.
Siguieron con su festín de clásicos y llegó la hora de “Velouria” que es de mis canciones favoritas, lo malo es que no traían theremin para que la tocaran como la versión del álbum pero de todos modos sonó increíble y yo fui una de las personas que mas la disfrutó.
Y los clásicos no pararon, también tocaron “Debaser”, “Tame”, “Caribou” (melancólica), “La La Love You” (feliz y bastante ovacionado y chiflada obviamente), “Something Against You” y “Broken Face” que las tocaron juntas y sin duda fue el momento más salvaje de la noche.
Y para el final de su presentación que se avientan una tremenda versión de “Vamos” (que por cierto, Los Esquizitos medio se fusilaron esa canción en “La Polka de Brian”) con una delirante guitarra de Joey Santiago que hasta usó una baqueta que le aventó Dave Lovering mientras ambos tocaban y lo increíble es que ninguno perdió el ritmo.
Uno de los guitarristas más menospreciados del rock que sin ser un malabaristas de las 6 cuerdas (¿me estás escuchando Satriani?) demostró que creó escuela y muchos de los guitarristas actuales copian descaradamente su estilo.

Después llega el clásico acto en donde hacen como que se van, el público les empieza a gritar y pedir otra y regresan.
Y lo hicieron para tocar 2 de las canciones más aplaudidas de la noche, “”Where Is My Mind?” y “Gigantic”, con lo que todos quedamos satisfechos.
Todavía algunos pensamos que habría más sorpresas pero cuando prendieron las luces del lugar y comenzaron a desarmar la batería es una seña inequívoca de que todo terminó.

Lo curioso fue que justo cuando terminó el concierto, en el sonido local empezó a sonar “Heroes” de David Bowie, aunque para mí, los únicos héroes de la noche fueron los Pixies.

Lo bueno de no ser moderno es que nunca pasas de moda, es por eso que las canciones de los Pixies nunca han sido modernas.

Y si quieren conocer el setlist completo de esa noche vean esta página:
http://www.setlist.fm/setlist/pixies/2010/corona-capital-festival-mexico-city-mexico-3d511f3.html

3 comentarios:

¡¡¡SOLO QUIERO FUZZ&ROLL!!! dijo...

Sin miedo a equivocarme puedo decir que los Pixies son una de MIS bandas favoritas(uno siempre se apropia de las bandas que nos gustan jaja). Sin exagerar los estaba esperando desde hace 10 años aproximadamente y verlos despues de tanto tiempo, parecía casi imposible, como un sueño, del cual desperté al sentir con gran energia el bombo de Dave Lovering impactando mi cuerpo al inician Bone Machine.
De mis conciertos del año!

Geovanni

TrueRockFan dijo...

Shock, ya ni hablaste cabron, estuvimos casi hasta adelante, un remolino de gente eufórica, salvo los mamoncillos que creen que estan en la zona VIP y se molestan si los tocas. CONCIERTAZO!!! yo temía que por ser festival sólo se iban a rifar unas cuantas, pero nah, puro hit, momentos emotivos, cancionzotas, Kim Deal es la pura onda, Black Francis es serio pero cae bien, Dave Lovering es preciso y contundente, y por supuesto, y totalmente de acuerdo contigo, Joey Santiago es la caña, es un guitarrista subvaluado, sólo corrige, el tema al que te refieres que se medio fusilan los esquizitos y que Santiago usa la baqueta es 'Vamos'. Lo del sonido yo ni en cuenta, hasta adelante se escuchaba clarito y alto. Conciertazo, mis brazos llenos de moretones lo avalan.

Shock dijo...

¡¡¡SOLO QUIERO FUZZ&ROLL!!!
Simon, también son de mis bandas favoritas y también esperé muchos años para verlos en vivo, después de que cancelaron su concierto en México en el 2005 pensé que nunca vendrían pero afortunadamente aunque tarde, pero se me hizo verlos aquí.

TrueRockFan
Pues es que yo ya llegué bien tarde y me quedé por enmedio porque siempre me harta todos los empujones que tienes que sufrir para estar hasta adelante pero ahí lo disfruté mas.
Creo que fue un pequeño error de dedo la canción que puse jaja.