martes, 28 de octubre de 2014

Reseña: Deke Dickerson And The Trashmen - Bringing Back The Trash! (Major Label Records, 2014)


Dentro del mundo musical actual, una de las personas más hiperactivas que existen es Deke Dickerson. Uno de sus (muchos) lanzamientos más recientes es el álbum Bringing Back The Trash!, en el que se acompañó ni más ni menos que de los legendarios The Trashmen.

Considerados como uno de primeros exponentes del garage estadounidense, aunque en su música también estaban presentes ciertas dosis de música surf y hasta protopunk, The Trashmen son recordados por el tema “Surfin Bird” (cover/mash up que hicieron al unir "Papa-Oom-Mow-Mow" y "The Bird's Word", ambas de The Rivingtons), un himno atemporal, aunque su carrera su carrera incluye mucho más que eso.

En la otra esquina se encuentra Deke Dickerson, el guitarrista americano que se dio a conocer a finales de los ochenta con The Untamed Youth; sin embargo, desde entonces ha formado infinidad de agrupaciones, colaboraciones y ha lanzado una cantidad indeterminada de álbumes en los que se ha adentrado en el rock & roll, garage, surf, punk, country, hillbilly y cuanto género se le ocurra. Las fronteras no se hicieron para él.

Como el propio Deke comenta en el empaque del álbum, con este lanzamiento, del que presentó un avance en formato de 7” el año pasado, cumplió uno de sus sueños de toda la vida: poder colaborar con sus héroes y juntos lanzar un disco inédito. La última vez que The Trashmen se reunieron para grabar nuevos temas fue hace más de 25 años y aunque desde entonces han realizado esporádicos conciertos por distintos países, la sensación de regresar al estudio de grabación es algo inigualable.

En esta aventura musical Dickerson consiguió reunir a los integrantes originales de The Trashmen, es decir a Tony Andreason, Dal Winslow y Bob Reed; para ocupar el lugar de Steve Wahrer, el baterista que falleció en 1989, se invitó a Rob “The Trashkid” Reed, hijo de Bob.

Pese a que se trata de temas inéditos, el resultado obtenido es completamente reconocible y de inmediato nos transporta a los lejanos sesenta con el sonido que los originarios de Minnesota patentaron. En “I’m A Trashman” es Deke quien se encarga de la voz y, literalmente, se convierte en un integrante más de los basureros. En cambio, en “Mother Trucker” se juega con la inocencia del lenguaje que se empleaba hace medio siglo. Mientras que en “Psycho Bird” hacen un auto homenaje a su tema más conocido pero ahora en una escabrosa versión salpicada de gritos fantasmales.

El complemento ideal de este álbum editado por Major Label Records es la portada diseñada por Johnny “Bird Hand” Bartlett, con lo que se completa el trabajo más reciente de los hombres que hicieron bailar al mundo al ritmo de “Surfin Bird”.



1 comentario:

victor dijo...

Tengo muchas ganas de oir este disco.