domingo, 8 de diciembre de 2013

ENTREVISTA CON GUADALUPE PLATA

Hipnosis auditiva a ritmo de blues

Contrario a lo que cualquiera pudiera pensar, uno de los géneros musicales más difíciles de ejecutar es el blues. A simple vista, pareciera demasiado simple, pero las cosas cambian en el momento en el que uno deja el lugar de espectador e intenta emular a los antiguos guitarristas afroamericanos provenientes de las inmediaciones del río Mississippi.

Con una historia que se remonta al 2008, Guadalupe Plata es un trío proveniente de Jaén, Úbeda, al sur de España, que decidió retomar el añejo blues e impregnarle ciertas dosis de rock y punk hasta obtener como resultado un pantanoso sonido que hipnotiza los oídos.

La banda la integran Pedro de Dios en la guitarra y voz, Carlos Jimena en la batería y Paco Luis Martos en el barreño -un primitivo instrumento que consiste en una única cuerda que imita los sonidos de un contrabajo- y segunda guitarra. Para bautizar a la agrupación utilizaron el nombre de la deidad local y desde entonces, se han convertido en la sensación musical española que gana adeptos diariamente.

Con una discografía que consiste en dos LP's, dos EP's, dos 7" y un split, Guadalupe Plata se alza como una de las bandas más activas de la actualidad. Siempre están en constante gira, ya sea por toda España como en Estados Unidos, país al que han visitado en tres ocasiones.

Gracias a una iniciativa encabezada por el gobierno español, Guadalupe Plata visitó por primera vez México y ofrecieron dos conciertos. La mañana del 4 de diciembre, justo al terminar la prueba de sonido en el Centro Cultural de España, tuve la oportunidad de sentarme a platicar con los tres ubetenses quienes de buen humor, respondieron atentos mis interrogantes y prometieron firmemente que regresarán a México lo antes posible.

                   De izq. a der. Carlos Jimena, Pedro de Dios y Paco Luis Martos

¿Cómo fue que conocieron el blues?

Paco Luis Martos (PLM): Desde pequeño por mi familia que tenían varios discos en su colección.
Pedro de Dios (PdD): En mi casa en realidad no había blues, hasta que cumplí los 14, 15 años y el hermano de Carlos le regaló un CD de blues y a partir de ahí la cosa se volvió posesiva; formamos un grupo, luego otro grupo, y bueno, Guadalupe Plata ha sido fruto de esos grupos que siempre han estado encaminados hacia el blues, la psicodelia y el rock & roll.

¿Ustedes tres cómo se conocieron entre sí?

Carlos Jimena (CJ): Somos del mismo pueblo (Úbeda) los tres y al ser todos músicos, siempre las personas que tienen gustos similares acaban juntándose. Pedro y yo nos conocemos casi desde chicos y a Paco Luis lo conocimos porque es un guitarrista muy bueno de la ciudad, que admirábamos desde que éramos más chicos y bueno, se vino con nosotros y nosotros encantados de tenerlo en la banda.

¿Como es la escena musical de su ciudad? ¿Ustedes qué otras bandas recomiendan?

PdD: Nos gustan Los Tsunamis, una banda de surf y, de hecho, Matías que toca el saxofón, también ha tocado con nosotros en otras bandas que teníamos antes e inclusive yo mismo diseñé la portada del primer álbum de Los Tsunamis.
Úbeda la verdad es que no es un sitio muy grande, pero en la provincia de Jaén siempre ha existido una escena de surf, por ejemplo con The Gaforic Explosion que fueron los pioneros; también es un pueblo que ha sido pionero en el tema de festivales de surf instrumental, cuando en España no existían eventos así.
CJ: Es un lugar donde hay mucha variedad y muchos grupos, a pesar de que la ciudad es muy pequeña.
PdD: También hay un foro muy importante que es La Tetería, donde han tocado las bandas más importantes de la zona y también se han encargado de traer a bandas extranjeras... Lost Acapulco tocaron ahí hace unos meses.

¿Cómo es el proceso de composición musical de Guadalupe Plata?

PdD: Es muy improvisado, primero hacemos un esqueleto de la canción con la guitarra y voz y ya después vamos acoplando los demás instrumentos. no es una cosa muy esquematizada... siempre nos dejamos llevar.

¿Ustedes a qué se dedican cuando no están con Guadalupe Plata? ¿Tienen proyectos alternos o trabajos convencionales?

CJ: Paco es el único que tiene un trabajo formal, es carpintero. Pedro y yo estamos dedicados completamente a la música.
PdD: Yo tengo otra banda llamada Pelo Mono y también tengo otra banda que se llaman Los Creyentes con la que tocamos una o dos veces al año porque en realidad somos un grupo de amigos que cuando podemos, nos escapamos y hacemos rock & roll.

En su página de Bandcamp, sus primeros tres materiales se pueden descargar gratuitamente, ¿por qué lo hicieron y qué opinan de compartir libremente la música a través de internet?

PLM: Porque la música tiene que fluir.
PdD: Y porque yo creo que el tema de descargas, si tú lo pones gratuito y a la persona le gusta, luego va y compra el disco porque tiene un valor material. Además me gusta ahora porque no es como antes cuando te comprabas los discos "a ciegas", que sólo conocías una o dos canciones, comprabas el disco y te llevabas tremendas decepciones; con esto se evita eso, además nosotros somos un grupo que vivimos del directo [los conciertos].
PLM: Pero también entendemos que legalmente, hay personas que tienen que vivir de los derechos... no sé, productores, escritores, agentes.
PdD: Pero también pienso que eso de sacar un disco cada cinco años y vivir de los derechos es algo bastante obsoleto... me parece raro eso de que sin hacer nada, recibas dinero durante tanto tiempo... pero bueno, eso ya es otro tema bastante debatible.

¿A qué se debe que sus álbumes no tienen título?

PdD: Eso siempre nos lo preguntan y la verdad es que a mí no me parece tan extraño.

Me recuerda como a Led Zeppelin y sus primeros materiales...

PdD: Sí, pero por ejemplo, tú te compras un disco de Leadbelly, de Charlie Patton o de algún bluesero antiguo y tampoco viene con un título. A mí me parece que nuestros discos se pueden identificar simplemente con las ilustraciones: el disco de los gatos, el del perro, etc.

Y tampoco les ponen fotografías donde salgan ustedes en las portadas, siempre ponen ilustraciones...

PdD: Sí, a mí en lo particular me gusta más eso que las fotografías; sin embargo, eso no significa que no me gusten las fotografías en general. De hecho Carlos es el que se encarga del tema de las fotografías que utilizamos de promoción o de prensa.

¿Cómo fue que surgió la colaboración con Walter Daniels [legendario armonicista de Chicago] que incluso grabaron un EP de covers juntos?

CJ: Walter Daniels es nuestro amigo y primero lo llevamos a España porque es un armonicista muy bueno que tiene la maldad dentro, hicimos una gira juntos y al finalizarla, nos metimos al estudio y grabamos un EP de cuatro temas. A partir de ahí lo hemos visitado cuando hemos ido de gira a Austin, nos quedamos en su casa y para nosotros es como un hermano.

¿Y cómo han sido sus giras por Estados Unidos, que de alguna forma es la cuna del blues? ¿Allá la escena de blues es más fuerte?

PdD: Yo creo que en todos lados pasa lo mismo, cuando tienes algo que decir no importa el lugar. Allá el público respondió bien; además, te das cuenta que conforme pasa el tiempo y vas yendo con frecuencia, el público empieza a asistir a los conciertos y eso está muy bien porque a pesar de la distancia y el largo viaje, te das cuenta que la música le puede gustar a cualquiera.
CJ: La música es un sentimiento universal, ellos te comprenden sin importar el idioma. De hecho, respecto al blues, en Estados Unidos tienen una mentalidad diferente a la que tenemos en España, tal vez porque se han criado con él y lo tienen más presente en sus vidas y no son nada cerrados.
PdD: Lo de la cuna del blues es cierto, pero yo he percibido que allá, el blues es algo muy pequeño, muy underground... allá las personas conocen más a un Eric Clapton o a Stevie Ray Vaughan que a músicos que tienen más importancia para mí como Howlin' Wolf o Charlie Patton.

En su LP más reciente (Guadalupe Plata II, 2013) viene una nueva versión de "Jesús Está Llorando", ¿por qué eligieron ese tema para volverlo a grabar?

PdD: Porque la primera vez que lo grabamos, a mí no me gustó mucho cómo quedó porque sonaba demasiado festiva y yo quería algo más crudo...
PLM: Eso también es muy discutible porque a mí no me desagrada en lo absoluto la primera versión... ahora la veo diferente, ni mejor ni peor.
PdD: Esa canción me gusta pero quería llevarla más a la ultratumba, más lenta, más áspera; además, eso que hacen la mayoría de grabar una canción en un disco y después ya no volverla a repetir, no me gusta.

En una entrevista leí que ustedes declararon que uno de sus músicos favoritos es Frank Zappa y precisamente hoy (4 de diciembre) se conmemoran 20 años de su fallecimiento, ¿cuál fue la mayor lección que les dejó el guitarrista del eterno bigote?

CJ: A mí la etapa que más me gusta es cuando estuvo con The Mothers [of Invention]. Para mí fue una completa revelación cuando lo escuché por primera vez, algo que me cambió la percepción de todo lo que yo había escuchado hasta ese momento.  Jimmy Carl Black, el baterista, me parece buenísimo, tiene unos temazos, como "King Kong" que es una barbaridad. Me gusta mucho porque me estimula.
PdD: Aparte la actitud de Zappa, era un irreverente, un punk que se burlaba de todos y tenía un humor ácido. Yo creo que era un genio que hizo tantos discos que es imposible escucharlos todos, pero te puede tocar con alguna canción porque hizo canciones de todos los géneros, creo yo.

Y por último, ¿por qué ustedes cantan en español y no en inglés como los blueseros americanos?

PdD: Porque yo no sé hablar inglés (risas).
PLM: Porque es la forma en que nos expresamos, hay cosas que no tienen traducción en inglés. La manera de hablar y expresarte, no la puedes hacer si no comprendes verdaderamente el idioma.
PdD: A mí no me importaría hacerlo si fuera bilingue, pero como no lo domino, prefiero el español.


No hay comentarios.: