miércoles, 29 de julio de 2015

"La verdadera música es la que se improvisa": Humus



En un intento por documentar el pasado, Música Inclasificable presenta una entrevista con Jorge Beltrán, guitarrista y fundador de Humus, una de las bandas mexicanas más importantes de krautrock y rock progresivo de la historia.

Jorge Beltrán, fundador de Humus. Fotografía por Música Inclasificable

Hablar del rock creado en México durante la década de los ochenta del siglo pasado es referirse a toda la oleada de grupos que algún ejecutivo discográfico denominó como “rock en tu idioma” y que no era otra cosa más que aglutinar los sonidos amigables y complacientes para el oído promedio. Fue el momento en que los medios de comunicación descubrieron que el rock mexicano sí podía ser redituable ($$$) y decidieron quitarle el veto nacido a raíz del Festival de Avándaro; sin embargo, abajo, en el subsuelo, quedó el resto, que iba desde el punk contestatario hasta los proyectos inclasificables de mentes revolucionarias como el Dr. Fanatik, el recientemente fallecido Capitán Pijama y una banda atípica: Humus.

Cuando uno se refiere a Humus inmediatamente se tiene que remitir a su creador, Jorge Beltrán, un hombre-orquesta originario de la colonia Lindavista, al norte de la capital, quien relata que siendo un adolescente escuchó la canción “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin e inmediatamente hizo todo lo posible por conseguir una guitarra eléctrica y emular a su ídolo Jimmy Page. Ya en forma más concreta, su acercamiento con el rock progresivo se dio gracias a Yes y, en especial, por el libro Rock Progresivo, escrito por Roberto Vázquez: “Yo compré ese libro en un puesto de periódicos a finales de los setenta y en él venían infinidad de bandas que yo no conocía, como por ejemplo Premiata Forneira Marconi y Magma, y así fue como me adentré en este tipo de música; después empecé a comprar la revista Sonido en la que David Cortés solía escribir sobre rock progresivo”.


Sin proponérselo, Jorge se hizo amigo de Charly y Arturo López debido a que vivían en su misma colonia y entre los tres, se inmiscuyeron en las profundidades del rock verdaderamente inclasificable. El México de antes era diametralmente opuesto al actual y no se contaban con las facilidades que hoy se tienen para conseguir música, pero Jorge desarrolló una curiosa forma de acercarse a tanta música: “A inicios de los ochenta, los tres íbamos cada sábado al tianguis del Chopo a intercambiar vinilos… sólo los escuchábamos una semana y el sábado siguiente los llevábamos para volverlos a intercambiar y así cada fin de semana. Siempre eran entre 5 y 6 álbumes los que llevábamos, pero era la única forma que teníamos, más o menos económica, para poder adquirir la música que nos gustaba”, explica Jorge.

Proyectos previos

Antes de Humus, Beltrán participó en Stómago Sagrado y Caramelo Pesado tocando covers de bandas como Blue Cheer, Jimi Hendrix y Black Sabbath, pero estaba claro que lo suyo era la composición y no el refrito, por lo que decidió iniciar su propio proyecto. El resultado fueron cinco cassettes lanzados de forma independiente a finales de los ochenta y en los que todos los instrumentos fueron ejecutados por él. “Con un par de grabadoras, me empecé a grabar yo mismo, primero con un instrumento y después a esa grabación le encimaba otro instrumento y así sucesivamente. Era muy complicado porque se iba perdiendo la calidad de la grabación y la ecualización, pero creo que obtuve resultados decentes”, confiesa el guitarrista.

Un par de años después, Jorge invitaría a su amigo de la infancia, Víctor Basurto (bajista proveniente del trío experimental Loch Ness), y fue en ese momento que formalmente nació Humus. Durante su trayectoria, el grupo ha contado con una numerosa cantidad de bateristas; sin embargo, su sonido prácticamente se ha mantenido intacto. Influenciados totalmente por el krautrock de grupos como Can, Faust y Tangerine Dream; la escuela de Canterbury de The Soft Machine y Gong; el rock progresivo de King Crimson y Frank Zappa; y la primera versión de Pink Floyd. Es rock instrumental que lleva el término imaginación hasta sus últimas consecuencias y hace de la improvisación una forma de vida. No hay limitaciones de ningún tipo.


Libro 'El otro rock mexicano'
En México el apoyo prestado a Humus fue mínimo, sólo José Luis Garnica a través de su sello, Smogless Records, se atrevió a editar los primeros trabajos del trío. Pese a la indiferencia de los medios de comunicación de la época, el periodista David Cortés le dedicó un capítulo de su libro El Otro Rock Mexicano (Times Editores, 1999) tanto a Humus como a los proyectos alternos de sus integrantes, entre los que se encuentran Frolic Froth, Semefo, Smoking The Century Away y los ya mencionados Loch Ness.

Reconocimiento internacional

Fueron buenos años para el trío pero principalmente fuera de México. Realizaron giras constantes en el continente europeo y sus álbumes se llegaron a editar en lujosas ediciones con distintos sellos internacionales; sin embargo, en su país natal inexplicablemente fueron ignorados. Con el cambio de milenio también llegó el fin de Humus, ocasionado por las diferencias geográficas de sus integrantes. Por motivos laborales, Jorge se fue a vivir a Monterrey; por su parte, Víctor emigró a Europa, y aunque durante más de una década permanecieron separados físicamente, por medio de internet se mantuvieron en contacto y compusieron una numerosa cantidad de temas que a la fecha permanecen enlatados.


Y así como internet jugó un papel fundamental para que la dupla siguiera componiendo música a distancia, también sirvió para que una nueva generación de público conociera el trabajo de Humus. En su mayoría, se trata de jóvenes que probablemente ni siquiera habían nacido cuando Jorge hizo de forma artesanal sus primeras grabaciones. “Me ha tomado por sorpresa el buen recibimiento que hemos tenido en el último lustro entre muchas personas e integrantes de otras bandas muy jóvenes, en especial de stoner rock y psicodélicas, porque ni siquiera en nuestro momento de apogeo, a mediados de los noventa, había tantas personas interesadas en nuestro trabajo aquí en México”, narra entre risas el músico.

Una fecha indispensable en la historia reciente de Humus es el 28 de enero de 2012, cuando el trío ofreció su primer concierto en más de una década. Diversos factores provocaron que tanto Jorge como Víctor coincidieran en la ciudad de México, por lo que decidieron realizar una presentación en el Voila ubicado en Plaza Antara. Esa noche fue todavía más emotiva por el efímero reencuentro de Frolic Froth y Semefo.

Desde entonces, Jorge se propuso revivir a Humus y con una nueva y rejuvenecida alineación, ha mantenido en activo al grupo. El siguiente paso lógico fue el lanzamiento de un álbum con material inédito en formato físico (en el 2011 lanzaron Happy Days Ahead pero sólo en formato digital a través de iTunes), el cual se materializó en Wheel Of Malarkey, que reúne parte del trabajo creado entre 2012 y 2014. Originalmente se pensó como un doble vinilo que sirviera de banda sonora para el menga (mexican manga) Bit Blood Aberrant de Kim y James Beltrán, pero por obvios motivos económicos sólo se lanzó en un CD de 18 temas.


Como con pocas agrupaciones, con Humus sabes que puedes esperar todo pero sin que pierdan el distintivo sonido que siempre han mostrado. La mayoría de los temas fueron realizados a distancia por la dupla Jorge-Víctor, pero es interesante escuchar algunas de las más recientes creaciones como “Float”, que presenta a una formación alterna de Humus con Ricardo Salinas en el bajo y Christopher Kreuzer en la batería. El estilo no varía y ni siquiera se puede hablar de lo que los críticos gustan en llamar “evolución musical” porque la música de Humus se encuentra fuera de toda era. A partir de pequeños riffs de guitarra, Jorge se encargó de ensamblar e ir enriqueciendo cada tema, lo cual se aprecia desde la extensa –dura poco más de diez minutos– y delirante “Ultimate Help Resurgence” hasta canciones como “Rat Bat Blue Variations” de escasos segundos de duración. Con la incorporación de flautas, clarinetes, teclados, un melotrón y un iPad, se obtienen destacados resultados.

Libertad musical

En la actualidad, Jorge es el único integrante fijo de Humus y dependiendo la ciudad, varían las personas con las que se acompaña: “tengo unos músicos en Monterrey con los que toco de forma regular y también hay otros en la Ciudad de México que me acompañan cada que me presento en la capital. A final de cuentas no hay gran problema porque la música de Humus siempre se ha basado en la libertad”, comenta.

La relación de Jorge con Humus no sólo se limita al campo musical sino también al visual. Desde hace varios años, el guitarrista se ha encargado de realizar psicodélicas animaciones que acompañen sus temas y las ha subido a su canal oficial deYoutube. A la fecha son, literalmente, cientos de animaciones las que están disponibles.


Como se mencionó, durante el periodo de tiempo en que Humus permaneció separado físicamente, un elemento indispensable para mantenerlos “vivos” fue internet. En los medios tradicionales se les ignoró, pero fue a través del mundo digital que un puñado de locos se encargó de difundir (algunas veces de forma ilegal) la música del trío mexicano, lo que ha provocado que personas de nuevas generaciones conozcan el trabajo de un grupo que injustamente ha permanecido en el olvido por las grandes audiencias.



Humus se presentará el próximo domingo 2 de agosto en el Multiforo Alicia; entrada gratuita.

2 comentarios:

Orlando dijo...

No los conocia , le tendre que dar una escucha .

Naomi Mischelle Pentzek G. dijo...

excelente blog.
les invitamos a leer este blog que este mes trata del nuevo disco de acdc.

https://todosobremusicaymas.wordpress.com/2015/07/31/rock-or-bust-nuevo-disco-de-acdc/

gracias