martes, 25 de abril de 2017

Reseña: The Routes - In This Perfect Hell (Groovie Records, 2017)




La guitarra llena de fuzz siempre ha sido la máxima característica del japonés Chris Jack, el inquieto y talentoso multi instrumentista que hace poco más de una década fundó a The Routes con la intensión de combinar su gusto por la psicodelia, el garage-punk, el R&B, la música surf, el beat y la invasión inglesa que irrumpió durante la década de los sesenta.

Con una actividad intensa y constante, este año Jack publica su quinto LP al frente de la banda y al igual que en el pasado, repite su dosis de rock oscuro, fantasmal y lleno de distorsión que le ha ganado ser comparado con bandas que probablemente no tenga mucha relación entre sí como Spacemen 3, Jesus & Mary Chain, The Kinks y The Fall; sin embargo, al unirlas seguro se obtendría algo similar a lo realizado por este proyecto nipón.

El músico angloparlante, quien se encargó de componer los 10 temas que incluye el nuevo material editado por el sello portugués Groovie Records, se sumerge en lo más profundo del garage psicótico para llevarnos de viaje por los sucios sonidos pantanosos gracias a su hipnótica guitarra y a su voz llena de reverberación lista para exorcizar demonios.

A diferencia del pasado, en esta ocasión el trío con base en la ciudad japonesa de Oita deja la música instrumental de lado y lo que predomina es un estilo vocal fuerte, denso y tenebroso como recorrer una carretera a media noche y con las luces apagadas. El viaje inicia con "Thousand Forgotten Dreams", una ferocidad de cuatro minutos protagonizada por las gruesas notas de la guitarra con el fuzz a tope. 

Durante el trayecto también hay lugar para frenéticos y acelerados temas como "No Permanence", capaz de hacer sudar a un esquimal gracias a su vertiginoso sonido. Pero en el resto del álbum lo que sobresale son las composiciones de sonido oscuro y lisérgico como "Perfect Hell" y "Make You Hate Me More", ambas listas para desquiciar los oídos más puros y sensibles.

Como dato anecdotario, la fotografía de portada fue tomada por Yoko Ono, amiga de la banda, mientras que el logo del grupo fue diseñado por el valenciano Mik Baro.

A diferencia de otros conjuntos que prefieren repetirse ad infinitum o mantenerse en una cómoda zona de confort, algo distintivo de The Routes es que de manera constante están en búsqueda de nuevos horizontes pero siempre con su esencia y con un profundo amor por las guitarras sucias y llenas de fuzz.


No hay comentarios.: